El Poder Ejecutivo vetó el proyecto de ley N° 6602/2020, que despenaliza el cultivo de marihuana para uso medicinal. Dicho proyecto fue sancionado en agosto pasado por la Cámara de Diputados y fue remitido al Ejecutivo para su promulgación o veto. Actualmente, en Paraguay la tenencia o el cultivo del cáñamo es penada por ley.

La Secretaría Nacional antidrogas (Senad) había recomendado precisamente el veto a esta ley, conjuntamente con el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSP y BS), por considerar que la ley N° 6602/2020, contraviene la normativa lo estipulado en la Convención Única de Estupefacientes, firmada el 30 de marzo de 1961 en Nueva York, donde se establecen para los países firmantes, criterios de regulación para el cultivo del cannabis para uso terapéutico.

Fernando Krug, funcionario de la Senad expresó que se trata de una sustancia que será utlizada con fines médicos por lo que es indispensable el control por parte del MSP y BS. “Entendemos que la promulgación de una ley que presente deficiencias para el control del proceso puede representar un riesgo de desviación de la finalidad de esta producción, como la producción o la promoción para usos no médicos pero también bien puede representar una amenaza para la salud", explicó Krug.

Lea también: En Paraguay no se cuenta con la semilla del cannabis medicinal, solo recreativo, sostiene Giuzzio

Basado en las recomendaciones de organismos internacionales como la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE), que en numerosas oportunidades ha remarcado la necesidad de establecer precisión y seguridad a este tipo de iniciativas, desde la Senad entienden que el proyecto vetado colisiona con la posibilidad de garantizar la producción de derivados del cannabis.

El Poder Ejecutivo está a favor de impulsar la producción del cannabis para uso terapéutico por dos motivos en particular, uno, para atender a una demanda real de Salud Pública y porque aquellos que obtengan la licencia para la producción del cannabis con fines medicinales, están obligados a donar como mínimo, el 2% de su producción al Ministerio de Salud, para que este entregue de manera gratuita a cualquier usuario que requiera la medicación.

"Por otro lado la Senad también impulsa esta producción porque es parte de la estrategia en el marco del desarrollo alternativo, que busca es instalar procesos de producción legales para mejorar la economía familar y además ir ganando terreno a las alternativas ilícitas”, explicó Krug.

Le puede interesar: Se incautaron 3.500 kilos de marihuana tras enfrentamiento con narcos




Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar