Tras el enfrentamiento entre militares de la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) e integrantes del grupo criminal autodenominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), en el que fueron abatidas dos menores de edad, quienes formaban parte del grupo, surgieron dudas entre usuarios de redes sociales y comunicadores, acerca de cuál sería el estatus del EPP y la implicancia de la utilización de términos que lo definan.

Algunas personas comentaron que no era correcto utilizar el término “guerrilleros” porque eso podría derivar en la calificación de “beligerante” al grupo criminal, mientras otros simplemente los denominaron terroristas. El experto en seguridad Carlos Capurro, en contacto con Unicanal, explicó que la terminología era absolutamente intrascendente para la calificación de fuerza beligerante que se pueda dar a cualquier grupo criminal.

Capurro indicó que no existe una calificación de un estado de guerrillero o terrorista ni criminal, pero sí existe algo conocido como estado beligerante. “Para que se pueda reconocer un estatus de beligerante, se requiere que el EPP tenga control total sobre una porción de territorio y ejerza funciones similares a la de un Gobierno, algo que no tiene”, aclaró el entrevistado.

Lea más: Forense: “Las balas entraron tanto por delante como por detrás”

En el derecho internacional, el reconocimiento como beligerante a un grupo armado sublevado contra el Gobierno consiste en otorgarle estatus internacional, siempre que el mencionado grupo o facción reúna unas condiciones mínimas e indispensables (control territorial, ejército, organización).

El objetivo de este estatus es reconocer a las fuerzas insurrectas los derechos necesarios para llevar adelante esa lucha, con todas las consecuencias que eso acarrea. El grupo o facción que goce del estatus de beligerancia reconocida será considerado como sujeto de derecho internacional, pero solamente por lo que respecta a las operaciones de guerra y únicamente mientras dure la misma y la comunidad internacional es quien atribuye el estatus a los grupos en conflictos.

Capurro finalizó explicando que el EPP es un grupo con tácticas de guerrilla, por lo tanto es un grupo guerrillero, pero eso no le concede ningún tipo de estatus ni reconocimiento, pues no tienen control sobre territorio alguno y viven en situación de nómadas. También lo calificó como grupo terrorista por sus métodos empleados como el secuestro, la extorsión o el chantaje. Consideró además que el EPP se maneja con métodos maoistas (por el líder chino Mao Tse Tung), en los que prevalece la lucha armada prolongada.

Le puede interesar: Fiscalía conforma nuevos equipos de trabajo para seguir investigación en caso EPP


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar