El jefe de Investiga­ciones de Central, comisario Mar­celino Espinoza, explicó el procedimiento realizado que permitió detener a tres personas, entre ellas un mili­tar que presta servicios en la Dirección de Material Bélico (Dimabel), quienes habrían intentado vender tres armas de fuego en la vía pública. Comentó que se comprobó que las armas incautadas en la oca­sión no tenían registros, por lo que se desconoce la proceden­cia. El fiscal interviniente emi­tirá oficios a la Dimabel a fin de cotejar si las dos pistolas y un revólver pertenecen a esta dependencia castrense.

Los hombres detenidos fue­ron identificados como Fredy Manuel Guillén Gavilán, per­sonal militar de la Dimabel, Juan Carlos Zaldívar y Mateo Eduardo Villalba.

“Personal de esta dependen­cia recibió información de que una persona de sexo mascu­lino estaría ofreciendo armas de fuego a la venta en forma informal”, refirió a la 1020 AM.

Dijo que tras recibir estos datos, el personal de Investigación se constituyó en la dirección indi­cada, en el tramo que une San Lorenzo, J. Augusto Saldívar e Itá. Concretamente, en el esta­cionamiento de una estación de servicios de esta zona.

Allí los agentes especiales veri­ficaron la presencia de tres ocupantes de un automóvil de la marca Mercedes Benz. Una vez identificadas las per­sonas, con sus respectivos documentos, se constató que no contaban con anteceden­tes policiales. Uno de los apre­sados se identificó como per­sonal militar, aunque no tenía en ese momento su credencial que avalara sus declaraciones.

“Verificada una bolsa se encontró en la misma dos armas de fuego. Una pistola marca Taurus procedencia brasileña y un revólver 38 pro­cedencia americana. También tenía en la cintura otra pistola de una marca turca también calibre 9 mm. Todos fueron incautados y derivados a la sede del Departamento de Investigaciones de Central y comunicado al Ministerio Público”, relató.

El jefe policial señaló que tras consultar sobre la situación de las armas, se comprobó que no tenían registro y hasta el momento se desconoce si fueron robadas o adquiridas de manera ilegal. “El personal militar presta servicios en la Dimabel, es vicesargento pri­mero y justamente ya comuni­camos al Ministerio Público y donde se le va a tomar las decla­raciones pertinentes, a efec­tos de rendir cuenta de la pro­cedencia de las tres armas. De dónde adquirió y quién le dio”, puntualizó.

El comisario Espinoza no arriesgó a afirmar que las armas en cuestión hayan salido de la sede de la Dima­bel, como ha acontecido en oca­siones anteriores. Dejó a cargo de la Fiscalía dilucidar el caso.

Dejanos tu comentario