La Albirroja Sub 23 arribó esta mañana, a las 6:00, en el aeropuerto Silvio Pettirossi, siendo recibido el avión procedente con dos arcos de agua en la pista; mientras numerosos hinchas aguardaban con carteles y batucada. En medio de gran emoción aparecieron los jóvenes jugadores, que fueron subiendo al bus albirrojo para compartir el festejo en suelo guaraní, y serán recibidos por el presidente Santiago Peña en Mburuvicha Róga.

Poco después apareció el director técnico Carlos Jara Saguier con el trofeo en mano, posó con Tírika, un momento, y subió al vehículo, para completar la algarabía con la copa alzada entre los felices futbolistas. La clasificación de Paraguay al fútbol de los Juegos Olímpicos de París-2024 pone los focos sobre una camada que, liderada por el mediocampista ofensivo Diego Gómez, viene abriéndose espacio.

El campeonato ganado el domingo en el Preolímpico sudamericano, en Venezuela, trae aire fresco cuando la selección mayor de Paraguay intenta completar un relevo generacional que ha sido traumático: después de encadenar cuatro participaciones consecutivas en el Mundial en Francia-1998, Corea del Sur/Japón-2002, Alemania-2006 y Sudáfrica-2010, quedó fuera de Brasil-2014, Rusia-2018 y Catar-2022.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Lea más: HC y Peña lo celebraron

¿Pueden ser distintas las cosas en 2026?

“Estos chicos que están llegando tocan fuerte la puerta”, declaró el director técnico de la selección paraguaya Sub-23 que entró en París-2024, Carlos Jara Saguier, después del definitivo triunfo 2-0 ante Venezuela que selló el cupo olímpico. “Estamos ante un grupo selecto que va a dar muchas cosas de qué hablar (...) y están ganándose un puesto, un lugarcito, en el fútbol paraguayo”, agregó. Paraguay y Argentina se quedaron con las dos plazas en los Juegos Olímpicos que repartía el torneo.

“Vinimos con la mentalidad de clasificar y ser campeones y lo logramos”, celebró Gómez, de 20 años y compañero de Lionel Messi en la MLS con el Inter Miami, quien terminó el Preolímpico como máximo artillero con cinco anotaciones, igualado con el argentino Thiago Almada y el uruguayo Luciano Rodríguez.

Piezas del equipo que compitió en el Preolímpico como el propio Gómez o Iván Leguizamón ya habían empezado a entrar en órbita de la absoluta, que dirigida por Daniel Garnero ocupa el séptimo puesto en la clasificatoria mundialista sudamericana, con cinco puntos en seis partidos.

Lea también: En el top 3 de las más valiosas

ADN guaraní

Paraguay no partía entre los favoritos del Preolímpico. Brasil presentaba un plantel con jóvenes figuras de la talla de Endrick -delantero que jugará la próxima temporada en el Real Madrid- y John Kennedy y Uruguay llegaba con una buena cuota de campeones mundiales Sub-20, entre ellos el goleador Rodríguez.

“Yo siempre sostuve que es mucho más difícil ganarles a once amigos que a once estrellas. Ellos siempre estuvieron jugando como amigos, se protegían, se ayudaban”, dijo refiriéndose a sus jugadores Jara Saguier. “Nosotros no veníamos a Venezuela a ver si podíamos; porque podíamos, veníamos”, continuó. Juego directo, presión y fortaleza por aire fueron las bazas del cuadro albirrojo.

“Está renaciendo el ADN de Paraguay, un fútbol muy vertical, muy agresivo, con muchos centros, con muchos cabeceos, con entrega total. A veces no somos muy exquisitos, pero la entrega total no se negocia (...), a veces sale bien, a veces sale mal, pero ese es nuestro ADN”, manifestó Jara Saguier. El técnico ya llevó a Paraguay, dos décadas atrás, a ganar la medalla de plata en los Juegos Olímpicos de Atenas-2004.

“La solidez, la solidaridad, que había en ese grupo nos llevaron a ello”, rememora sobre un plantel que había sido reforzado por históricos como Carlos Gamarra, Julio César Enciso y José Saturnino Cardozo. “Esta selección es mucho más técnica”, aseguró hace unos días en zona mixta.

Así, aunque los tiempos de jugadores inolvidables como José Luis Chilavert, Justo Villar, Nelson Haedo Valdés y Roque Santa Cruz cada vez queden más atrás, la nueva generación espera hacerse notar uniéndose a referentes actuales como Miguel Almirón. “A mí me toco compartir con Roque Santa Cruz (en Libertad) y aprendí mucho (...). Gracias a Dios ha sido un año en el que pude lograr muchas cosas en mi vida”, festejó Gómez.

Con información de AFP.

Dejanos tu comentario