Un bebé de un año y otros tres niños en edad escolar son los más recientes beneficiados con las intervenciones de alta complejidad, todos con patologías complejas e intervenidos en espacio de una semana en el Hospital General Pediátrico Niños de Acosta Ñu.

Tras las evaluaciones, varios especialistas concluyeron que el abordaje de una cirugía abierta no era aconsejable como primera opción. Ante esta situación, el doctor David Cuevas, neurointervencionista del hospital pediátrico, programó las cirugías endovasculares con embolización intraarterial superselectiva. Los resultados fueron excelentes y cada uno de los pacientes ya se encuentra en sus hogares.

Señalaron que es otra muestra de la labor médica emprendida por los profesionales del hospital pediátrico, con nuevas familias paraguayas beneficiadas con estos procedimientos, los cuales se realizan desde hace tres años con la cobertura total por parte del hospital y con la colaboración ocasional de benefactores.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Leer más: Casos de COVID-19 en aumento y Asunción está en zona roja, afirma Sequera

Los más recientes beneficiados con las intervenciones de alta complejidad fueron un bebé de un año y otros tres niños en edad escolar. Foto: Gentileza.

En cuanto a los casos especificados más arriba, el bebé presentaba la unión directa de una arteria a varias venas. Este caso se llama fístula pial y creaba un saco dilatado, que es un aneurisma gigante secundario al alto flujo de la lesión original.

A diferencia de otro de los niños, con mismo diagnóstico, pero que presentaba múltiples arterias unidas a varias venas, se trata de lesiones congénitas que el paciente trae por diversos factores genéticos, determinadas predisposiciones y que durante la embriogénesis estas arterias se unen de forma anómala o no se terminan de desarrollar durante la etapa gestacional y nacen con esta patología.

Los otros dos pacientes que fueron derivados desde la unidad de cuidados intensivos de otros centros hospitalarios hicieron un ACV hemorrágico, conocido comúnmente como derrame cerebral. El profesional explicó que la existencia o no de secuelas depende del momento en que se haga el diagnóstico y de la zona del cerebro donde se desarrolle el derrame.

Años cambiando la vida de pacientes pediátricos

Igualmente, recordaron que en el 2019, en el Hospital Pediátrico Niños de Acosta Ñu, dependiente del Ministerio de Salud, se realizó la primera intervención de un caso en estadio avanzado, eliminando así la necesidad de buscar asistencia médica eficaz fuera del país para este tipo de casos. Especialistas, sala de angiografía equipada, áreas de internación pre y posquirúrgico, insumos y medicamentos, todo está a disposición de los pacientes.

Desde hace unos años, todos los casos de pacientes hasta los 18 años son tratados en el hospital pediátrico, en estos años fueron intervenidos diversos pacientes con diferentes patologías, entre las que destacan casos como el de un lactante de solo tres meses con malformación aneurismática de la vena de Galeno, varios pacientes con retinoblastomas recibieron tratamiento superselectivo intraarterial, pacientes con fístulas piales, malformaciones arteriovenosas complejas y aneurismas cerebrales.

Los logros de estos procedimientos se deben a la capacitación continua del equipo conformado por el neurointervencionista, anestesiólogos, técnico radiólogo entrenado para el uso del angiógrafo y el equipo de enfermería capacitado para sala de hemodinamia; la colaboración del equipo UCI del hospital; los médicos pediatras y neurólogos pediatras que también participan en la evaluación previa y en la internación. Además de la presencia desde la Argentina, tanto virtual como presencial, del doctor Flavio Requejo.

Leer también: Un bebé perdió la vida tras vuelco de ambulancia en Caazapá

Dejanos tu comentario