Ante la llegada de la época en que la pirotecnia es utilizada por excelencia por las fiestas de fin de año, el director de Prevención Contra Incendio (PCI) de la Municipalidad de Asunción, Alejandro Buzó, advirtió sobre el peligro del mal uso de estos artefactos y brindó algunas recomendaciones a tener en cuenta.

Buzó señaló que la pirotecnia no es inofensiva ni los artefactos que cargan pólvora pueden ser manipulados como si fuesen juguetes. Para el efecto, utilizó sus redes sociales para mostrar lo destructivo que puede ser su mal uso y por qué no deberían venderse/depositarse en zonas pobladas o de mucho tránsito.

“En la mayoría de los países, la venta está regulada y controlada y debe tener ciertos parámetros que garanticen una composición relativamente segura. La pólvora negra (nitrato, carbón, azufre), percloratos, pyrodex, etc., generan reacciones que son capaces de generar explosión. Las bombas de estruendo, a diferencia de las luces o fuegos artificiales, son capaces de provocar daños acústicos y mutilación como resultado de su reacción. A pesar de esto, estos artículos siguen siendo entregados a niños y adolescentes en el país”, alertó.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Mencionó que los resultados terribles de estas lesiones a veces son fatales y en otros casos acompañan toda la vida a las personas afectadas. “Cada año seguimos teniendo casos de niños afectados por pirotecnia, a pesar de tener ya una ley, la Ley 6.754, que prohíbe su venta y entrega a menores. Tenemos un recordatorio reciente de qué tan perjudicial es la pirotecnia con el incendio en la Chacarita en la Nochebuena del 2020. Una triste Navidad a causa de unas bombas aparentemente inofensivas, pero que dejaron sin nada a un centenar de familias”, recordó.

Leer más: Cinco hombres con uniformes de la Senad tomaron de rehén a una joven y quemaron su vehículo

Daños de la pirotecnia

Dijo que los daños causados por la pirotecnia dan vuelta al mundo, desde incendios fatales, lesiones directas a quienes manipulan estos artefactos, hasta pérdidas económicas. “Sin embargo, seguimos comprando estos artefactos peligrosos y manipulamos sin control y responsabilidad generalmente. En Perú, hace apenas unos años atrás se desataba un verdadero infierno en un mercado popular, en Mesa Redonda, Lima. Cientos de muertos, heridos y destrozos millonarios fueron el resultado de petardos activados que iniciaron una catástrofe en el corazón de Lima”, agregó.

Igualmente, Buzó sostuvo que la contaminación sonora que causan es cada vez más denunciada por quienes no asumen estas detonaciones como parte de un festejo por el daño que causan a otras personas y a mascotas. Indicó además que desde 50 decibeles puede hablarse de polución sonora y estas bombas pueden superar los 110 Db fácilmente.

Leer también: Utilizaron a menor de 13 años para intentar meter marihuana a Tacumbú

Más conciencia y menos ruido

El director de PCI enfatizó en que la pólvora no es inofensiva, la pirotecnia no es un juguete y que debe empezar a regularse su compra y uso. “Podemos dar ciertas recomendaciones para su uso; sin embargo, siempre habrá un riesgo de que pueda darse algún incidente cuando son manipulados artefactos pirotécnicos”, explicó Buzó.

“En muchos países, su compra está restringida y el festival de luces queda a cargo de empresas reconocidas. Debemos plantearnos, si bien hay costumbres muy arraigadas, mejorar la forma de festejar buscando que sean más seguras, menos perjudiciales y con más respeto”, destacó.

Finalmente, Buzó aseguró que no hay lucro que pueda primar por encima de la seguridad humana y compartió un material de 30 segundos de reflexión sobre el daño de las bombas “esperando llegar a más conciencia y menos ruido”, puntualizó.

Dejanos tu comentario