Las cinco personas detenidas por las autoridades colombianas, sindicadas como responsables del asesinato del fiscal Marcelo Pecci, ya se encuentran en Cartagena, sitio al que llegaron bajo un fuerte dispositivo de seguridad. A estas horas, aguardan la audiencia de legalización de cargos.

Alrededor de las 3:50 de la tarde (hora colombiana) llegó al Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena la aeronave de la Policía Nacional de Colombia que trasladaba a los cinco capturados en el marco del caso Pecci. Tras su arribo, los detenidos -cuatro colombianos y un ciudadano venezolano- fueron llevados hasta el búnker de la Fiscalía General de la Nación, ubicado en el barrio Crespo, al norte de la capital de Bolívar.

Le puede interesar: Crimen de Pecci: Abdo destaca el compromiso de Colombia por captura de sospechosos

En las próximas horas se deberán realizar las audiencias de legalización de captura junto con la imputación y determinación de medidas de aseguramiento, según reportan medios colombianos. El sitio elegido es el Centro de Servicios Judiciales Benkos Biohó, instalaciones ubicadas en el centro histórico de Cartagena.

El traslado de los detenidos se realizó bajo un fuerte dispositivo de seguridad, con un importante despliegue de vehículos de la policía colombiana junto con el Gaula, el Ejército Nacional y el Cuerpo Técnico Investigativo (CTI) de la Fiscalía.

Hasta el momento, las autoridades colombianas mantienen en absoluta reserva la identidad de los presuntos responsables del crimen del fiscal Marcelo Pecci, detenidos en las primeras horas de este viernes en diversos operativos realizados en la zona de Medellín.

Lea también: Ejecutivos solicitan a la clase política resguardar la institucionalidad del Paraguay

Los datos recolectados por los investigadores de dicho país, con apoyo de la Policía Nacional y el Ministerio Público de Paraguay, llevaron hasta estas personas, quienes enfrentarán cargos por homicidio. Los informes también señalan que los criminales habían seguido a Marcelo Pecci y su esposa Claudia Aguilera desde el mismo momento de su arribo a Cartagena, haciendo un seguimiento de sus movimientos ya desde el 4 de mayo hasta el día en el que se concretó el asesinato el 10 de mayo en la playa de Barú.

Dejanos tu comentario