El director del Hospital Regional de Ciudad del Este, Federico Schrodel, destacó nuevamente este martes el descenso de casos del COVID-19 en la zona y la disminución de la cantidad de internados en el centro asistencial después de varios meses de mucho sufrimiento a causa de la enfermedad.

“Dos pabellones de contingencia están cerrados y en el pabellón uno tenemos a dos pacientes internados. El Hospital Integrado tiene 42 pacientes internados y 67 camas disponibles”, manifestó el director en comunicación con la radio 1080 AM.

Nota relacionada: COVID-19: “Estamos en mejores condiciones, pero no es para relajarnos ni para festejar”

Mencionó que después de cuatro meses, la ocupación de camas en sala común y unidad de terapia intensiva está disminuyendo considerablemente e instó a la ciudadanía a seguir con el lavado de manos, uso de mascarillas y mantener el distanciamiento físico a fin de reducir el riesgo de contagio.

Schrodel sostuvo que en su momento hubo pacientes que amanecían en las urgencias por la falta de lugar en sala común de internación y en unidad de terapia intensiva porque la segunda ola del COVID-19 en Alto Parará causó estragos en el sistema sanitario.

Puede interesarle: Borba anuncia nueva compra de un millón de vacunas Pfizer

“La segunda ola en Alto Paraná nos pegó fuertísimo, pero hoy tenemos una diminución de internados y de consultas por cuadros respiratorios. Anteriormente teníamos un promedio de 160 consultas por día en los pabellones respiratorios y el día lunes tuvimos 34 consultas”, agregó.

El director del Hospital Regional de Ciudad del Este resaltó también que hasta el momento no se confirmó la circulación de la variante delta y aclaró que todas las muestras son analizadas en Asunción ante la posibilidad de ingreso de la cepa.

Lea más: Salud sigue analizando revacunar o intercambiar dosis si no llega el segundo componente de la Sputnik

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar