Desde mañana sábado iniciará la segunda fase del plan de vacunación contra el COVID-19, por lo que se podrán vacunar todas las personas de 18 a 49 años con enfermedades de base. El Ministerio de Salud enumeró a las personas que entran dentro de este grupo y los endocrinólogos instan especialmente a las personas con obesidad y diabetes a acudir a los vacunatorios.

Esta mañana, el doctor Elvio Bueno, de la Sociedad de Endocrinología, destacó que es de mucha importancia vacunar a las personas con obesidad y diabetes, ya que son los que corren más riesgo de casos graves o fallecimiento a causa del COVID-19.

“Hay algunos puntos duros en el certificado y ahí están en primer lugar los pacientes con obesidad, que son pacientes con IMC mayor a 35. Entonces esas personas que están con obesidad severa están en primer lugar y en segundo lugar los pacientes que ya tiene en diagnostico establecido de diabetes”, apuntó en contacto con canal GEN.

Están los pacientes con síndrome de Down que también tiene un riesgo muy alto de padecer la forma más grave del nuevo coronavirus. “Ellos tiene prioridad”, aseguró y refirió que dentro de las enfermedades endocrinológicas hay una lista de pacientes que no necesariamente deben ser vacunados.

Lea también: COVID-19: Paraguay ya registra más de 13.000 fallecidosH

Hipotiroidismo o hipertiroidismo

Blanco dijo que los pacientes con hipotiroidismo o hipertiroidismo que ya están con tratamiento y cuyas hormonas ya están estables no necesariamente necesitan ser vacunadas contra el COVID-19 ya que no tiene un riesgo demasiado severo.

“Se puso endocrinopatía o sea pacientes con patologías endocrinológicas, por ejemplo, un paciente con hipotiroidismo que toma hormonas tiroideas y no tiene otra comorbilidad. Ese, por ejemplo, es un paciente que no tiene un riesgo muy elevado como la población en general de un COVID-19 severo”, afirmó.

Agregó que existen dos alternativas, una que es el hipotiroidismo, que es un déficit de las hormonas tiroideas, y el hipertiroidismo, cuando la enfermedad genera un exceso patológico de hormona tiroidea. “En cualquiera de los dos casos, los casos severos sería los que no están controlados o están en fase de tratamiento y no están estables podrían acelerar la vacunación”, acotó.

Lea también: Advierten “consecuencias legales” para médicos que otorguen certificados falsos

El diabético tratado

En otro momento aclaró que, en el caso de los pacientes con diabetes ya medicados o tratados, de igual forma deben recibir la dosis de la vacuna. “Porque es una cuestión porcentual nomás de que haga una forma severa de COVID-19. Aunque esté tratado, si tiene diabetes igual puede desarrollar una enfermedad severa. El solo tener diabetes amerita la vacunación”, puntualizó.

Expuso que para ser diagnosticado con diabetes se debe hacer el análisis correspondiente para saber en qué condiciones se encuentra, ya sea prediabetes o diabetes tipo 1 o 2; ya que no es como la obesidad que se puede detectar a simple vista.

Dejanos tu comentario

13H

¿Qué acción debe tomar Salud para incentivar la vacunación de jóvenes entre 18 y 19 años?

Click para votar