Pedro Galli, presidente de la Asociación Rural del Paraguay (ARP), denunció la inacción policial ante una invasión ilegal a propiedad privada en un establecimiento ganadero ubicado en el departamento de Caazapá. Se trata de una ocupación de tierra del establecimiento denominado como Itá Sombrero, propiedad de la familia Burró. El líder del gremio rural empresarial señala que la situación es preocupante porque están arreando niños y mujeres en el lugar como escudo humano.

En entrevista con La Nación, Pedro Galli mencionó que ya es una situación que data de hace un par de meses, donde invasores empezaron a ocupar dos propiedades contiguas pertenecientes a la familia Burró, Itá Sombero y Campo Florido, respectivamente.

“En dicha oportunidad se hizo un procedimiento larguísimo, engorroso, que duró dos meses. Se hizo con la Fiscalía y se trató que participen todas las entidades posibles, como Derechos Humanos, la Codeni, entre otras. Un protocolo pesadísimo que, finalmente, concluyó con el procedimiento de desalojo con el apoyo logístico de la Policía y las entidades involucradas”, comentó.

El día anterior al desalojo se realizó un vuelo en helicóptero de carácter disuasivo y se detectó que se habían retirado los invasores. Tanto que el día mismo del procedimiento de desalojo, el predio estaba totalmente abandonado. “Entonces, no hubo ningún incidente ni resistencia. Se desmantelaron las viviendas precarias instaladas por los invasores y se pidió a la Fiscalía y Policía que pongan resguardo para evitar un nuevo hecho de eventual invasión”, afirmó.

Contingente policial que procedió al desalojo en la primera ocasión. Foto: Gentileza.

Podés leer: Instalan centro de monitoreo policial con cámaras de videovigilancia de alta resolución

La sorpresa de los propietarios del establecimiento Itá Sombero fue grande cuando se dieron cuenta que, desde esta semana, empezaron a ver nuevamente a los invasores entrar poco a poco al predio.

“Se introducen nuevamente los invasores y ahora tememos que se vuelva a producir todas las maniobras dilatorias de dos meses para un desalojo. Todo esto cuando la obligación de las fuerzas de seguridad es proceder inmediatamente a desalojar. Queríamos alertar esto ante la prensa porque son situaciones que pueden llevar a algún tipo de violencia y sabemos que estamos en tiempos electorales, con movimiento creados por intereses de grupos políticos que buscan este tipo de incidente”, fustigó.

El presidente de la ARP denunció además que los invasores están siendo instruidos por “profesionales” en este tipo de hechos delictivos, ya que son personas que vienen de otras zonas del país. En ese contexto, mencionaron que les preocupa la inacción policial cuyos uniformados se amparan en la Fiscalía y en la parte judicial, y no actúan como deben.

“Nosotros entendemos que el procedimiento policial se debe ejecutar. Ya se cumplieron todos los requerimientos durante dos meses y se produjo el desalojo. Ahora vuelven impunemente y no ejecutan el procedimiento. Nosotros no queremos que pasen los días y aumente la cantidad de gente. Llevan escudos humanos como niños y mujeres y los exponen en primera línea. Buscan ese peligro de enfrentamiento cuando ingresa la Policía”, culminó.

Lea más: Parlamentarios celebran veto a ley de autoblindaje

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar