Debido a la falta de insumos y medicamentos para afrontar al COVID-19, los parientes de los asegurados enfermos deben montar campamento en el estacionamiento del Hospital Ingavi del Instituto de Previsión Social (IPS), y que los médicos les notifican constantemente de lo que necesitan y ellos salen raudamente a buscar el remedio a alguna farmacia de la zona.

El Gobierno Nacional tuvo un año para poner en condiciones los hospitales que iban a tratar a los pacientes con COVID-19 mediante los fondos de emergencia destinados a Salud, sin embargo, la realidad actual en los nosocomios es otra, ya que los familiares se endeudan millonarias sumas de dinero para que sus parientes puedan recibir el tratamiento adecuado.

Este es el caso de la señora Fátima Noemí Velázquez, cuyo esposo de 37 años está internado en el IPS Ingavi desde hace cuatro días por coronavirus. La mujer denunció que la atención no es buena debido a la enorme cantidad de pacientes que atienden en el lugar. A pesar de ser un asegurado de la previsional, la mujer dijo que se ve obligada a acampar en el estacionamiento para salir corriendo a la farmacia cuando su esposo necesite un medicamento que el IPS no tenga disponible.

Fátima Noemí Velázquez, cuyo esposo de 37 años está internado en el IPS Ingavi desde hace cuatro días por coronavirus. Foto: Pánfilo Leguizamón

“Para hacer estudios vos tenés que alzarle a tu pariente en silla de ruedas y llevarle vos mismo a hacerle porque los licenciados y eso no dan abasto”, manifestó. En cuanto a la falta de medicamentos dijo que incluso el ibuprofeno escasea en el hospital. También dijo que mascarillas con reservorio están faltando, y el costo de este insumo es de G. 55 mil en las farmacias de la zona.

Explicó que incluso deben pedir por delivery cuando también falta en las inmediaciones. “Te manda pedir y por aquí ya no hay más, tenés que rebuscarte por internet y pedir por delivery porque tu paciente ya se está ahogando, yo casi G. 300 mil ya gasté en eso en un día”, sostuvo Velázquez, quien agregó que su esposo ya pasó a terapia intermedia.

Lea más: A 30 años del crimen de Santiago Leguizamón, lo recuerdan frente a monolito

Otra familia

Por otro lado, Concepción Álvarez, otra de las mujeres que acampan en el estacionamiento del IPS Ingavi dijo que su padre de 65 años está internado hace cinco días en la previsional por COVID-19. “Yo soy docente, yo le aseguro a mi papá, pero el insumo no hay, estamos comprando guantes, que están a G.7.500 y nos piden cinco pares, también aerocamara y salbutamol, muchas cosas están faltando”, comentó.

Dijo que ya gastó aproximadamente G. 1 millón en el poco tiempo que su padre ha estado en sala ambulatoria. Como en el caso anterior, la hija se ve obligada a acampar y turnarse con un hermano para poder salir a comprar los medicamentos e insumos que escasean en IPS. “Yo soy docente, hace 18 años que estoy pagando IPS, por lo menos hubiesen ayudado con los medicamentos”, reclamó.

Concepción Álvarez, cuyo padre de 65 años está internado hace cinco días en la previsional por COVID-19. Foto: Pánfilo Leguizamón

Entre el listado de cosas que faltan, Álvarez citó jeringas, guantes, diclofenaco y antibióticos. Afirmó que afortunadamente en su núcleo familiar solamente su padre tuvo que ser internado, ya que tanto ella como su madre también ya se infectaron con el virus pero pudieron afrontar el cuadro sin necesidad de internarse.

“Primero mis padres estuvieron, en un sillón, luego le conseguí una silla de ruedas y ahora está en cama, hice todos los movimientos entre mis contactos para que él pueda estar cómodo, él es una persona grande y necesita eso. Hay que tener contactos para obtener las cosas, moverse y hablar, tener familiares doctores, mediante eso se consigue”, explicó la docente.

Lea también: Nuevo titular de Bomberos Voluntarios llama a la unidad y superar crisis interna

100% de ocupación

De acuerdo con los últimos reportes del Ministerio de Salud, el cien por ciento de las camas de terapia intensiva con el que cuenta la cartera y el IPS están ocupadas. El doctor Ángel Núñez, director de Terapias del Ministerio de Salud, lamentó la situación y sostuvo que estamos realmente muy mal en salud.

“En el sistema integrado IPS - Ministerio de Salud se cuenta con 735 camas de terapia intensiva. Nosotros tenemos una ocupación del 100% de las camas de terapia intensiva destinadas a cuadros COVID, polivalentes y neonatales”, puntualizó.

Debido a la falta de insumos y medicamentos para afrontar al COVID-19, los parientes de los asegurados enfermos deben montar campamento en el estacionamiento del Hospital Ingavi. Foto: Pánfilo Leguizamón

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar