En mayo cumple 49 años y desde hace 2 años y 5 meses está como jefa de Relaciones Públicas de la Policía Nacional. La comisaria principal María Elena Andrada Amarilla asumió el cargo en reemplazo de la comisaria Elisa Ledesma, tras su jubilación.

Andrada comentó a La Nación que proviene de una familia policial y que desde muy pequeña estuvo rodeada del uniforme. “Posiblemente lo que me gustó siempre fue el uniforme, porque de chiquita quería ser bombero. Provengo de familia policial, mi padre es comisario retirado, mi madre también trabajó por mucho tiempo en la institución policial”, mencionó.

Tiene 4 hijos, 3 niñas y un varón. Su pareja también es comisario y se trata del Crio. Ppal. Reinaldo Téllez. Dijo que no es fácil el trabajo de ser madre y profesional, ya que el trabajo representa mucha responsabilidad.

“Yo no voy a ser hipócrita ni maquillar una realidad que no es. Cuando uno ocupa un cargo relevante dentro de la institución, prácticamente la familia queda relegada en un segundo plano. No hay tiempo para compartir con la familia, te soy sincera. En lo particular, yo estoy acá de lunes a viernes de 5:00 a 18:00 si todo salió bien, está normal y no hay movimiento”, empezó contando.

Ma. Elena en compañía de su pareja y sus 4 hijos. Foto: Gentileza.

Explicó que hace un mes más o menos, con el tema de las manifestaciones, se retiraban de la Comandancia entre la 1:00 y las 3:00, todos los días. “Entonces es ir a tu casa, tocar tambo, bañarte, cambiarte el uniforme y regresar. Comunicación, relacionamiento con la familia, cero. Yo salgo de mi casa a las 4:30 cuando mis hijos aún están durmiendo y ya a la tardecita a veces cuando llego, aprovechamos esos contados segundos, porque te soy sincera, la edad no viene sola”, indicó entre risas.

Leer más: Mujer destacada: de raíces humildes, de médica de guardia llegó al frente del Hospital Nacional de Itauguá

“Si Dios me lo permite y este virus no se toma conmigo, en mayo voy a estar cumpliendo 49 años. La maquinaria está gastada y a veces llego cansada, exhausta, podrida de los problemas. No puedo solucionar los propios problemas que creo que todos tenemos en nuestras casas por solucionar problemas que nada tienen que ver directamente conmigo”, sostuvo.

Confesó que a veces una se siente como una bomba de tiempo en donde querés salir corriendo. “Como suelo decir a veces, quiero abrir la puerta y salir corriendo sin rumbo. A veces el poco tiempo que me resta, después de ir de acá, aprovecho para hablar un poco con mis hijos, qué hicieron, que tal están”, refirió.

Ma. Elena asumió el cargo de jefa de RR.PP. de la Policía Nacional en el 2018 y al ser consultada si se trata de la segunda mujer en dicho cargo, dijo que es posible que así sea. Foto: Gentileza.

Con ayuda de todos

María Elena manifestó que los fines de semana aprovecha para ir al mercado y surtir un poco la despensa, hacer una limpieza general de la casa. “No me da el cuero para tener un servicio doméstico permanente, entonces tengo una persona que ayuda y va 3 veces a la semana, pero la casa hay que mantener limpia y los fines de semana nos remangamos todos y hacemos una limpieza profunda”, agregó.

“La mayor tiene 25, el varón 17, una niña de 15 y la última de 8 años. Tengo una hija ejemplar, mi hija mayor es prácticamente la mamá de ellos. Es la que les lleva al médico, las clases, las compras. Ella está convencida de su rol y lo asume con mucha responsabilidad esa carga pesada que yo también deposito en ella”, resaltó.

Explicó que lo más relevante del cargo es que la mochila que depositan en el hombro es muy pesada porque todo lo que como voceros institucionales puedan llegar a socializar o compartir con la prensa, repercute directamente en la institución. Foto: Gentileza.

El día a día

En noviembre del 2018, María Elena asumió el cargo de jefa de RRPP de la Policía Nacional, al ser consultada si se trata de la segunda mujer en dicho cargo, dijo que es posible que así sea.

Explicó que lo más relevante o pesado del cargo es que la mochila que depositan en el hombro es muy pesada, porque todo lo que como voceros institucionales puedan llegar a socializar o compartir con la prensa, repercute directamente en la institución.

“Vale decir que si yo meto la pata, digo algo que no corresponda o no acorde, es posible que no quede mal María Elena Andrada ni la jefa de Relaciones Públicas, sino va a quedar mal la institución. Es una responsabilidad bastante pesada y más aún cuando son temas sensibles los que se están abordando”, aseguró.

Leer también: Mujer destacada: empresaria busca mejorar la calidad educativa del país

Anterior al cargo

La entrevistada indicó que su promoción egresó en el año 1994 y que en noviembre de este año, si Dios no dice lo contrario, va a estar cumpliendo 27 años de servicio.

Si bien son varios años de trabajo, habló de algunos lugares donde estuvo antes de asumir el cargo actual. “Un año completo estuvimos a cargo del Isepol porque estuvimos haciendo la escuela de estrategia. Antes de eso estuve como jefa de la subcomisaría 05 Calle’i, comisaría 1ª, estuve por la comisaría de Piribebuy, comisaría de Loma Grande, la comisaría 33, la 7ma. de Ñemby, etc.”, recordó.

Planes

Finalmente, la jefa de RRPP de la Policía señaló que ella no tiene la aspiración de su antecesora de jubilarse en el cargo. “Yo me formé en el Colegio de Policía, soy oficial egresada y mi aspiración va mucho más allá que el cargo de jefa de Relaciones Públicas. Yo me formé para trabajar en la calle y eso es lo que espero que la superioridad el día de mañana, agotado mi tiempo acá, que yo también tenga que estar participando de la parte operativa en la calle”, remarcó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar