“Hola papi, ‘¿cómo amaneciste? ¿Qué querés desayunar? aquí estoy. Fuerza papi, que Dios te bendiga. Respondeme, porque si no, cómo voy a saber. Dios está contigo. Besos. Diana”, dice una de las cartas compartidas por una joven para su esposo internado por COVID-19 en el Hospital Distrital de Villa Elisa, otro de los centros asistenciales colapsados en el país.

De esta manera, los familiares de pacientes COVID-19 en terapia intensiva se comunican con los suyos, mediante cartas en las que le hacen llegar mensajes de aliento en la lucha por sus vidas, ante la imposibilidad de verse en persona. Esto, incluso, los lleva a padecer de depresión ante los ánimos disminuidos, mientras la preocupación sigue aumentando ante la posibilidad de que ocurra lo peor.

Los parientes de enfermos escriben cartas para sus seres queridos, para que no se sientan solos en su día a día, para darles ánimos y alentarles para poder recuperarse del coronavirus. Al mismo tiempo, los pacientes internados responden a sus familiares a través de lo que comunican a los médicos que los asisten, informó la periodista Noelia Díaz Esquivel en comunicación con Unicanal.

Lea también: Más de 12 pacientes pediátricos en UTI y tres con intoxicación por ivermectina

“No se cansen de orar por mí”

“Estoy haciendo mi mayor esfuerzo para estar con ustedes, gracias a Dios y a sus ángeles que procuran ayudarme todo el tiempo. No se cansen de orar por mí, para que pronto podamos estar juntos, les amo mucho y a todos mis enanos un beso enorme, te amo Diana. Firma: Augusto”, reza una parte de las cartas que reciben los familiares de un internado.

De esta manera, miles de familias paraguayas que enfrentan este duro momento a causa de la pandemia del COVID-19 y de la alerta roja en Paraguay, se comunican con los suyos y mantienen viva la esperanza de un futuro mejor. En este contexto, solicitan la ayuda por parte de psicólogos, para que asistan a sus enfermos en sala y con ánimos disminuidos, a fin de brindarles soporte emocional.

El personal de salud del hospital de Villa Elisa hace de cartero, no solo al redactar lo que les relatan los pacientes con COVID-19, sino también al entregar los mensajes. Ya que la protagonista de esta historia, Diana, señala que no es la letra de su marido, pero sí su firma.

“Es la única forma en la que podemos comunicarnos con él y saber cómo está, de verdad necesitamos que un psicólogo entre en esta zona, porque necesitan apoyo. Al vernos a nosotros a lo mejor van a subir su ánimo, pero sí necesitamos psicólogos”, afirmó la mujer que acompaña a su marido internado hace 8 días a causa del coronavirus.

La esposa de un internado le hizo llegar una carta escrita de puño y letra a su paciente internado para dar un mensaje de aliento. Foto: Noelia Díaz Esquivel

Lea también: Esta semana arriban cien mil dosis de Covaxin



Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar