El periódico digital irlandés Irish Times se hizo eco del modelo del “Queso Suizo” para la protección de la población ante el COVID-19. Se trata de un mecanismo de defensa que propone aglutinar la mayor cantidad de medidas sanitarias posibles para ampliar la protección contra el virus.

Se trata de múltiples capas de protección, imaginadas como rebanadas de queso, bloquean la propagación del coronavirus, Sars-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Ninguna capa es perfecta; cada uno tiene agujeros, y cuando los agujeros se alinean aumenta el riesgo de infección.

Pero varias capas combinadas (distanciamiento social, más máscaras, más lavado de manos, más pruebas y rastreo, más ventilación, más mensajes gubernamentales) reducen significativamente el riesgo general. La vacunación agregará una capa protectora más.

El concepto del queso suizo se originó con James Reason, un psicólogo cognitivo, ahora profesor emérito en la Universidad de Manchester, en su libro de 1990 “Error humano”. Una sucesión de desastres en la década de 1980, incluida la explosión del transbordador Challenger, la fuga de gas fatal en Bhopal y la explosión del reactor nuclear de Chernobyl, motivaron el concepto, que se conoció como el “modelo de accidentes suizo”, con los agujeros en las lonchas de queso que representan errores que se acumulan y conducen a eventos adversos.

La metáfora del queso ahora combina bastante bien con la pandemia del coronavirus, según indica el Irish Times. Ian Mackay, virólogo de la Universidad de Queensland, en Brisbane, Australia, vio una versión más pequeña en Twitter, pero pensó que le vendría bien más cortes, más información. “Este enfoque de múltiples capas para reducir el riesgo se utiliza en muchas industrias, especialmente en aquellas donde las fallas pueden ser catastróficas”, dice Mackay.

“La muerte es catastrófica para las familias y para los seres queridos, así que pensé que el enfoque del profesor Reason encajaba muy bien durante la circulación de un virus respiratorio nuevo, ocasionalmente oculto, a veces severo y ocasionalmente mortal”, agregó.

Leer también: Empatía y solidaridad como desafío: estudiantes se suman a donar alimentos en hospitales

¿Qué muestra el modelo de queso suizo?

En el informe se señala que no se trata realmente de una sola capa de protección o del orden de las mismas, sino del éxito aditivo de usar múltiples capas o rebanadas de queso. Cada rebanada tiene agujeros o fallas, y esos agujeros pueden cambiar en número, tamaño y ubicación, dependiendo de cómo nos comportemos en respuesta a cada intervención.

Se pone como ejemplo a las mascarillas faciales como una de las capas de queso. Cualquier máscara reducirá el riesgo de que, sin saberlo, infecte a quienes le rodean o de que inhale suficiente virus para infectarse. “Pero será menos efectivo para protegerte a ti y a los demás si no te los pones bien, si lo usas debajo de la nariz, si es solo una pieza de tela, si la tela es un tejido suelto, si tiene una válvula sin filtrar, si no lo desecha correctamente, si no lo lava o si no se higieniza las manos después de tocarlo. Cada uno de estos son ejemplos de un agujero. Y eso es solo una capa”, expone.

Por eso, señala que para estar lo más seguro posible y mantener a salvo a quienes te rodean, es importante usar más rebanadas para evitar que esos agujeros volátiles se alineen y dejen pasar el virus.

Se trata de un mecanismo de defensa que propone aglutinar la mayor cantidad de medidas sanitarias posibles para ampliar la protección contra el virus. Foto: Gentileza.

Podés leer: Tragedia aérea: llegó el milagro y el joven sobreviviente sale de alta hoy

Distanciamiento social

Otra de las capas que se suma es el factor de la distancia, el cual resulta el más eficaz; el virus no tiene piernas, por lo que si estás físicamente alejado de las personas, evitas el contacto directo y las gotitas. Luego hay que considerar los espacios interiores, que están especialmente en juego durante el invierno o en los países más cálidos durante el verano: el autobús, el gimnasio, la oficina, el bar o el restaurante.

La desinformación es el ratón del queso

El ratón de desinformación puede erosionar cualquiera de esas capas, indica el reporte. Las personas que no están seguras de una intervención pueden dejarse influir por una voz fuerte y segura que proclama que una capa en particular es ineficaz.

Por lo general, esa voz no es experta en el tema en absoluto. Cuando busque a los expertos, generalmente a las autoridades de salud pública locales o la Organización Mundial de la Salud, encontrará información confiable.


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar