Hoy se cumple un año de la desaparición de la niña de 7 años sin tener una certeza sobre lo que ocurrió con la pequeña. El 15 de abril del 2020 fue vista por última vez jugando en el establecimiento Monte Pacarã, ubicado en Emboscada, departamento de Cordillera, zona donde policías y fiscales se constituyeron en más de 15 oportunidades para llevar adelante operativos y rastrillajes en busca de la menor, quien padece de una discapacidad motriz y tiene dificultades para caminar y hablar.

Aún con esperanza, el abuelo materno de la niña no desiste de la búsqueda hasta saber lo ocurrido con su nieta y pide a las autoridades que continúen la búsqueda hasta encontrarla. Lamentó que desde antes del inicio de la pandemia ya no dialogaba con su hija, la madre de la pequeña, quien no quiere hablar sobre lo ocurrido.

“A un año sin noticias, sin saber dónde está y sin saber lo que pasó. Estamos prácticamente cansados, pero eso no va a existir entre nosotros porque vamos a seguir hasta saber lo que pasó. Vamos a seguir hasta el final y saber lo que pasó”, lamentó el hombre que no pierde la esperanza de poder rescatar aún viva a la menor.

Lea también: Pytyvõ Medicamentos recibió un solo pedido hasta el momento y tenía errores

“Él es el único responsable”

Al mismo tiempo, pidió a la ciudadanía que en caso de conocer algún dato, acercarse hasta la familia o las autoridades para dar con el paradero de la pequeña. “Queremos saber la verdad, si está con vida, queremos traerla, si no es así, queremos sus huesitos para una cristiana sepultura si es que pasó lo peor”, manifestó el familiar.

El señor se califica como “un abuelo herido” y responsabiliza directamente de la desaparición al padrastro de la menor, pareja de su hija. Califica de “show mediático” al supuesto anuncio de conferencia del hombre de nacionalidad alemana para supuestamente dar información importante sobre lo sucedido.

Hasta el momento continúa siendo el principal sospechoso el padrastro de la menor, quien fue imputado por pornografía infantil. Antes, lo había sido por violación del deber del cuidado y abandono.

“Él es el único responsable, hicieron un gran guarará diciendo que iban a decir lo que nunca se dijo. Eso fue para la pantalla, para la foto. No dijo nada, hizo cinco páginas de carta para leer desde una celda. Todos estábamos pendientes si decía algo. Se fue a decir que me investiguen también a mí. Acá pasó algo y el alemán oculta”, sostuvo el hombre.

Lea también: El ministro Julio Borba dio positivo al COVID-19

A pesar de esta situación, hasta ahora se sostiene la condición de desaparecida viva de la pequeña, debido a que no existen evidencias que demuestren lo contrario. Anteriormente, la Fiscalía consideró buscar el cadáver tras realizar excavaciones en sitios donde jugaba la menor.

Vale aclarar que el artículo 29 del Código de la Niñez y Adolescencia establece la prohibición de la publicación por la prensa escrita, radial, televisiva o por cualquier otro medio de comunicación los nombres, las fotografías o los datos que posibiliten identificar al niño o adolescente, víctima o supuesto autor de hechos punibles.

Dejanos tu comentario

14H

Ante la cantidad de muertes por COVID-19, el Gobierno debería:

Click para votar