El presidente de la Sociedad Paraguaya de Neumología, doctor José Fusillo, manifestó que no existe ninguna contraindicación para la aplicación de las vacunas contra el COVID-19 en los adultos mayores de 85 años en adelante que concurren con sus familiares hasta diversos vacunatorios, este martes. Resaltó que los inmunizadores son seguros para la población vulnerable con diabetes u otras patologías crónicas controladas.

“No existe ninguna contraindicación para la vacunación. Cuando hablamos de vacunación, hablamos de riesgo y beneficio. Escuchaba hoy que ‘los diabéticos no se deberían poner’. Los diabéticos deberían ponerse cualquier vacuna porque el riesgo de que muera es mucho más alto a que tenga un riesgo colateral. Eso es lo que hay que sopesar a la hora de decidir usar una vacuna”, manifestó Fusillo en contacto con la 780 AM.

Entre parte de la ciudadanía se observa preocupación por posibles efectos secundarios que podrían generar las vacunas contra el COVID-19; sin embargo, el profesional médico insistió en que los inmunizadores son seguros y pidió que la gente concurra con tranquilidad a vacunarse.

Lea más: Con alivio y esperanza, abuelos mayores de 85 años se aplican vacunas contra el COVID-19

“Mucha información falsa”

“Estamos viendo que existe mucha información falsa sobre las vacunas que están generando un temor inusitado. Es la única estrategia que tenemos para lograr detener esto. Las otras estrategias hoy por hoy son inviables”, manifestó Fusillo, médico que desde el inicio de la pandemia se convirtió en un vocero de los trabajadores de blanco, especialmente del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente (Ineram).

Lea también: Evalúan aplicar vacunas desde vehículos ante alta concurrencia en vacunatorios

Los especialistas aseguran que están incluidos diabéticos y personas con otras patologías crónicas controladas. Sin embargo, no es recomendable que aquellos con enfermedades de base, que estén descompensados o no controlados se vacunen, de acuerdo a Vigilancia Sanitaria. En ese sentido, piden que se debe postergar hasta que la persona afectada esté en condiciones, pero aseguran que no deben dejar de vacunase.

Una mujer acompaña a su familiar en silla de ruedas en el Hospital Materno Infantil de Trinidad. Foto: Nadia Monges.

“Las vacunas son seguras para todos los grupos poblacionales, ya sean enfermos o no. Siempre hay que evaluar el riesgo y beneficio. Si tenés una persona inmunosuprimida, claramente el riesgo de que muera por el COVID es probablemente 10 veces más alto de que le ocurra algo por la vacuna. Y la vacuna no va a producirle la enfermedad. Eso es seguro”, explicó el profesional médico.

Con pasos cargados de esperanza se acercan abuelos y abuelas para recibir la primera dosis de la vacuna contra el COVID-19, que están destinadas a las personas de 85 años en adelante, en el Hospital Materno Infantil de Trinidad, este martes. Los adultos mayores, acompañados de sus familiares, se muestran contentos y aliviados tras la aplicación de la inmunización que se da de acuerdo con la terminación de su cédula de identidad.



Dejanos tu comentario

15H

¿Por error, comerciantes de fronteras deberán devolver el subsidio otorgado por el Estado, es lo correcto?

Click para votar