El 22 de febrero pasado comenzó la vacunación contra el COVID-19 en Paraguay, y hoy se reportan 79.930 personas inmunizadas, dentro de la primera parte de la etapa 1, que abarca a personal sanitario de primera línea. Ayer sábado y este domingo, la segunda parte avanzó con la aplicación de vacunas AstraZeneca y Covaxin para adultos mayores en hogares.

Este fin de semana, las vacunaciones abarcan 78 hogares y casas de reposo de adultos mayores, públicos y privados a nivel nacional, teniendo en cuenta que la población meta es de 1.378 Adultos mayores en 14 regiones sanitarias. La tercera y última fase de la etapa 1 apunta a mayores en la comunidad, es decir, personas de 60 y más años con incapacidad de movilización, usuarias de Unidades de Salud de la Familia; la meta son 8.315 mayores vacunados.

Lea más: Cohete Soyuz se acopla a la ISS en misión de homenaje a Gagarin

El 29 de marzo pasado, Paraguay recibió 100.000 dosis de la vacuna Covaxin, la mitad de las 200.000 donadas por el Gobierno de India. Las partidas fueron destinadas a completar la inmunización del personal de terapia intensiva de los hospitales y el inicio de un plan que abarca a personas de la tercera edad.

Previamente, para inmunizar al personal médico, se utilizaron 4.000 dosis de la vacuna rusa Sputnik V, recibidas el 18 de febrero; y un segundo y último lote de 20.000 dosis arribaron el 8 de abril, del total de un millón que adquirió el Gobierno.

El personal sanitario también fue inmunizado con las 20.000 dosis de la vacuna china CoronaVac, que envió Chile, el 6 de marzo; la donación de 3.000 vacunas chinas Sinopharm, de parte de Emiratos Árabes Unidos, el 12 de marzo; y 36.000 dosis de la británica AstraZeneca, que llegaron el 19 de marzo como parte del mecanismo Covax, el primer y único envío de las 4.300.000 previstas.

Desde Corea

La vacuna contra el COVID-19 de AstraZeneca/Oxford es barata y fácil de almacenar, pero está acumulando controversias, sobre todo en relación a los efectos secundarios en Europa. Sin embargo, las dosis que reciben los abuelitos paraguayos no están relacionadas con el lote en controversia; Paraguay recibió el biológico procedente de una planta de Corea del Sur.

Esta vacuna fue desarrollada por los investigadores de la universidad de Oxford en colaboración con gigante farmacéutico británico AstraZeneca. Es una vacuna “de vector viral”: toma como base otro virus (un adenovirus de chimpancé) que fue debilitado y genéticamente modificado para impedir que el coronavirus se reproduzca en el organismo humano. La forma en que introduce el material genético en las células, ordenándoles que ataquen al SARS-CoV-2, se ha calificado de “caballo de Troya”.

Lea más: OMS no recomienda intercambiar dosis entre vacunas anti-COVID-19

La vacuna de AstraZeneca/Oxford tiene la ventaja de ser barata (unos 2,5 euros o 3 dólares por dosis, con variaciones según los costes de producción locales). AstraZeneca se ha comprometido a venderla sin hacer beneficio.

También es fácil de almacenar: puede conservarse a la temperatura de un refrigerador, entre 2ºC y 8ºC, a diferencia de las vacunas de Moderna y Pfizer/BioNTech, que solo pueden almacenarse a largo plazo a temperaturas muy bajas. Esto facilita una vacunación a gran escala.

Preguntas sobre efectos secundarios

El Reino Unido informó de 30 casos y siete decesos, hasta ahora, de un total de 18,1 millones de dosis administradas hasta el 24 marzo. Según la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), “no se ha probado ninguna relación de causalidad, pero es posible”, y los beneficios del inmunizante contra el coronavirus siguen siendo superiores a los riesgos.

Por precaución, varios países, entre ellos Paraguay, decidieron no administrar esta vacuna por debajo de cierta edad, como Alemania y Holanda (60 años), Francia y Canadá (55 años), o Suecia y Finlandia (65 años). Por su parte, AstraZeneca aseguró en marzo que “no hay pruebas de un riesgo agravado”, y volvió a insistir en que la seguridad de los pacientes “es lo primero”.

Confusión sobre su eficacia

Según el laboratorio británico, tiene una eficacia promedio del 70% (frente a más de 90% para Pfizer/BioNTech y Moderna), resultado validado por la revista científica The Lancet.

En los primeros resultados publicados, procedentes de ensayos clínicos previos a su aprobación, aparecían variaciones de eficacia, según dosis diferentes administradas por error, lo que sembró la duda y provocó críticas, llevando a la empresa a realizar estudios adicionales.

Lea más: Ineram al borde del colapso: “Vamos a resistir todo lo que podamos”

Su eficacia en personas mayores de 65 años también fue cuestionada en Europa por falta de datos, hasta que nueva información, extraída de las campañas de vacunación de los países más avanzados en este terreno, aportó tranquilidad al respecto.

En Estados Unidos, el regulador de medicamentos criticó al grupo farmacéutico por haber suministrado datos “obsoletos” en sus ensayos clínicos. Por ello, redujo su eficacia a 76% en los casos sintomáticos, en lugar de un 79%. Dos estudios británicos realizados en condiciones reales, en Escocia e Inglaterra, mostraron una protección importante frente a las hospitalizaciones.

Vacuna india, con una eficacia del 81%

La empresa farmacéutica india Bharat Biotech indicó que su vacuna “Covaxin”, muy criticada por haber sido lanzada antes de los tests finales, alcanza una eficacia de casi el 81% en la prevención contra COVID-19.

La eficacia de “Covaxin” de Bharat Biotech despertó interrogantes del cuerpo médico después de que fuera autorizada en enero por funcionarios para casos de urgencia, pese a que sus pruebas de Fase 3, última etapa antes de la aprobación definitiva, aún no estaban completas.

“Covaxin (no solamente) demuestra una tendencia hacia una alta eficacia clínica contra COVID-19, sino también una inmunogenicidad (capacidad de un antígeno para inducir hacia una respuesta inmunológica) significativa contra las variantes que emergen inesperadamente”, señaló en un comunicado el presidente de Bharat Biotech, Krishna Ella. La empresa añadió que “los efectos adversos graves, que necesitaron asistencia médica se dieron a niveles muy bajos, y estuvieron equilibrados entre los grupos de vacuna y placebo”.

Aprobación mexicana

El regulador mexicano Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) aprobó, el martes 6 de abril pasado, el uso de emergencia de la vacuna Covaxin. A partir de esta aprobación, Paraguay pudo avanzar con la distribución de las 100 mil dosis recibidas como parte de la donación india.

La autorización por parte de la Cofepris certifica que la vacuna Covaxin cumple los requisitos de calidad, seguridad y eficacia necesarios para ser aplicadas en México, y sus resultados son equiparables con las cinco vacunas previamente autorizadas. La entidad reportó que el Comité de Moléculas Nuevas sesionó el 5 de marzo de 2021 para analizar el uso de la vacuna Covaxin, la cual recibió una opinión favorable de manera unánime por parte de las y los expertos.

Dejanos tu comentario

14H

¿Experimenta incrementos de precios de los productos de la canasta básica familiar?

Click para votar