El padre de una alumna que debe cursar el último año de la educación media denunció que el colegio privado Cerritos de Villa Elisa no acepta a su hija, a pesar de haber pagado todas las cuotas adeudadas. Desde el colegio primero le indicaron que debía cumplir con sus obligaciones pendientes, pero una vez resuelto esto, alegaron que ya no tenían lugar para la estudiante, quien acude a dicho colegio desde el preescolar.

“En el colegio privado Cerritos de Villa Elisa profesan el cristianismo y por esa razón y como soy pastor optamos por ese lugar para la educación de nuestros hijos. Desde el preescolar entró ahí mi hija con su hermano. El año pasado terminó mi hijo en ese colegio y este año ya está trabajando gracias a Dios. Este año termina el colegio mi hija. Le quise inscribir, pero me dijeron que estaba adeudando cuotas y que primero tenía que cumplir eso. Perfecto, pagué todo eso”, expuso el padre de la estudiante afectada en conversación con La Nación.

Pero grande fue la sorpresa, pues una vez al día con las cuotas pendientes, desde el colegio le indicaron que ya no había cupos para inscribir a su hija y que el Ministerio de Educación solo acepta hasta 30 alumnos, agregando que desde la institución educativa ya no pueden sobrepasar esa cantidad.

“Los alumnos de la casa tienen el derecho a que se les deje el lugar que les corresponde. A no ser que yo haya anunciado que iba a retirar a mi familia de la comunidad educativa. Pero no me pueden hacer eso siendo que me puse al día como primero pidieron”, reclamó.

El afectado mencionó que adelantó a los empleados de la parte administrativa que denunciaría la situación, quienes le instaron a “hacer lo que quiera”, ya que está en libertad, pero le reiteraron que ya no podían permitir más alumnos. “Entonces, ahí pido para hablar con los responsables del colegio, pero solo hasta administración me dejan acceder. Esto no puede ser, ¿cómo en esta época le voy a llevar a mi hija a otro lado? Siendo que toda su vida estuvo en ese colegio, desde el preescolar”, cuestionó.

Podés leer: Colegio no descontará cuotas y padres anuncian desmatriculación masiva

El entrevistado reveló que el año pasado desde el citado colegio le hicieron pasar por la misma situación a dos niñas, quienes después cayeron en depresión. Consideró además como injusto separar a un alumno de su grupo de años y justo a la altura del último curso.

“Otros me dijeron que no denuncie porque solo habrá repercusiones sobre mi hija. Yo les dije que hace 18 años trabajo en todas las cárceles del país, hice mi preparación en la Argentina, y solo en las penitenciarías se vive bajo amenaza, en la educación no creo”, sostuvo.

Es por esta situación de injusticia que el padre afectado comentó a nuestra redacción que se vio obligado a acudir a la prensa para buscar respaldo y difusión de su caso, ya que no sabe a dónde recurrir. “Es injusto y conste que profesan el cristianismo. En un colegio nacional u otro colegio privado, si hay un chico que entró desde preescolar, se le da prioridad. Son alumnos de la casa”, culminó.

La denuncia también ya fue realizada a la instancia correspondiente en el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC); mientras tanto, el colegio ya inició sus actividades lectivas del 2021.

A continuación, incluimos las facturas de pago proveídas por el padre afectado

Podés leer: A días de que el primer satélite paraguayo sea lanzado al espacio

Dejanos tu comentario

17H

¿Cómo califica el actuar de los camioneros en su medida de fuerza?

Click para votar