El joven de 19 años, José Zaván, único sobreviviente del accidente aéreo ocurrido en Luque, continúa en estado grave a causa de las múltiples lesiones sufridas. Sin embargo, el director del Hospital de Trauma, doctor Agustín Saldívar, manifestó esta mañana que de momento su vida no corre peligro.

El especialista manifestó que se debe esperar entre 48 a 72 horas para evaluar su despertar. Actualmente el joven se encuentra intubado, en terapia intensiva, señalan que está con un pronóstico esperanzador tras sufrir diversas lesiones como traumatismo craneal, traumatismo cerrado de tórax con contusión pulmonar bilateral, fractura de clavícula y fractura de cadera de lado derecho.

“El paciente amaneció estable. Está en UTI, estable y con ventilación mecánica. Dentro del escenario del cual salió el joven. Las lesiones ya descriptas nos dan la esperanza que va a evolucionar dentro de las 48 a 72 horas. Para tranquilizar a la gente expectante de la evolución del joven le decimos que hay mucha esperanza. No hay evidencia de quemaduras”, afirmó Saldívar.

Lea más: Cuerpos del piloto y copiloto serán sometidos mañana a una autopsia

El joven salió despedido de la aero­nave al momento del impacto convirtiéndose en el único sobreviviente. Siete personas fallecieron tras el accidente aéreo ocurrido en la Fuerza Aérea Paraguaya. El joven se trasladaba desde Fuerte Olimpo a Asunción para inscribirse al segundo año de la carrera de Agronomía de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

“Lo positivo es que el informe de esta mañana señala que está aerodinámicamente estable. Entonces el pronóstico que damos es esperanzador. Ese mensaje lo damos para la ciudadanía y sobre todo para su mamá. Es hijo único de una licenciada en enfermería que trabaja en Fuerte Olimpo, que viajó 14 horas para estar con él”, manifestó.

Lea también: “En esa oportunidad él nos salvó la vida”, dijo la ministra de Justicia, Cecilia Pérez

Los fallecidos son el piloto de la aeronave coro­nel Aníbal Pérez Trigo, el copiloto teniente 1º Willians Martín Orué Colmán, el mayor Alfredo Darío Cés­pedes, el teniente 1º Marcos Samuel Romero, el teniente Manuel Sotelo, el subofi­cial mayor Pedro Nelson López y Críspulo Almada, funcionario público, quien abordó la nave en Fuerte Olimpo junto con el estu­diante Zaván.

La avioneta se precipitó en Luque, cerca de las 14:30, cuando ya prácticamente llegaba a des­tino en la base aérea de Ñu Guasu. Estaba entre 30 y 40 segundos de alcanzar la pista, describieron los expertos.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar