Pese a que actualmente se puede acceder a libros y a todo tipo de información mundial por medio de la tecnología, nada quita la satisfacción de hojear y leer un buen libro que te transporte a un universo mágico y cargado de conocimientos

Hoy en día todo es más accesible, pero ¿cómo hacían nuestros padres y/o abuelos cuando solo dependían de un material palpable a la hora del aprendizaje?.

Para la profesora Ángela Franco la lectura y la escritura son el secreto para la eterna sabiduría; las considera como un factor fundamental para aprender a leer y a escribir, método que aplica con sus alumnos hasta la fecha.

La vida para esta docente no fue fácil, ya que viene de una familia de escasos recursos; pero esta situación no fue impedimento para luchar por sus sueños de superarse y sacar adelante a sus hijos, siempre poniendo al estudio en primer lugar.

“Vengo de una familia muy humilde y sacrificada, mi mamá no fue a la escuela, pero ella siempre nos incentivó a la lectura. No sé cómo ella se las ingenió para que sus hijos amáramos la lectura”, así nuestra mujer destacada comenzó su relato.

Su primer contacto con un libro fue a los 5 años, cuando su padre le dio un inolvidable obsequio. “Me regaló un libro de cuentos del Rey Midas y amé tanto ese libro que me lo supe de memoria”, rememoró.

Ángela fue creciendo y ya en la escuela tuvo más acceso a otros materiales didácticos que los fue leyendo con sus compañeros, fue en la época de la dictadura. Su padre le compraba ediciones antiguas de la revista Selecciones.

“Esos fueron mis primeros contactos con la lectura, desde chiquita yo ya escribía, pero nunca le contaba a nadie. Solo mis padres sabían”, resaltó.

Matrimonio e hijos

Ángela contrajo matrimonio muy joven y tuvo a sus primeros hijos; por ese periodo no logró estudiar una carrera, que era uno de sus sueños más anhelados; sin embargo, la vida le tenía preparada otras situaciones.

“Recién cuando tuve a mi sexto hijo pude estudiar en el Instituto Superior de Educación (ISE) formación docente en educación idiomática. Recuerdo que iba a estudiar con todos mis hijos, culminé en el año 1996. Mi sueño era que mis niños crecieran rodeados de libros”, afirmó.

Logró salir adelante sola con sus seis hijos. Foto: Gentileza.

Leé más: Ofrecen becas de capacitación en Japón para docentes

Escribió cuentos para sus hijos

Ante la imperante necesidad económica y en su afán de cumplir sus sueños e inculcar la lectura a sus hijos, Ángela se las ingenió y empezó a escribir sus propios cuentos en los que los personajes principales eran sus pequeños.

“Tenía que hacer malabarismo para acercar a mis hijos a la lectura, entonces les escribía un cuentito con el personaje reflejado en la personalidad de cada uno, resaltando sus valores”, aseguró.

Esos cuentos ya no los tiene, porque pasó por una etapa muy difícil dentro de su matrimonio, por lo que no pudo rescatar nada. Pero nada de lo ocurrido la desanimó, por el contrario, logró finalmente estudiar con la ayuda de su madre y sus hijos y se recibió de docente.

Podés leer: Exigen que se deroguen artículos que condicionan el acceso al arancel cero en universidades públicas

Sigue escribiendo

Ni bien Ángela retomó sus estudios volvió a escribir y lo sigue haciendo hasta ahora, pese a no tener una línea muy marcada como otros escritores. Pero aún no llegó a publicar ninguna de sus obras. Solo conocen de ellas sus familiares y algunos amigos, que la animan a continuar plasmando sus ideas en un papel.

“Ahora que enseño escribo para mis alumnos, son cuentos motivadores para que lo lleven a la práctica. De acuerdo a mi grupo, son cuentitos que no solo son fantásticos, porque no podrán llevar a la vida cotidiana”, resaltó.

Actualmente esta maestra inculca a sus alumnos a escribir y los motiva a salir adelante luchando por sus sueños. “Tengo lindas cosas de mis alumnitos, cosas que ellos mismos escribieron y es gratificante”, dijo.

Logró estudiar formación docente en el ISE. Foto: Gentileza.

Leé también: “Nos dijo que los asaltantes son policías”, relató hermana de chofer de Uber baleado

Volveremos a la lectura

“Fueron muchos años de no poder comprar libros para mis hijos, pero ahora me siento plenamente realizada, puedo comprar a mis hijos lo que necesitan”, afirmó.

Afortunadamente a sus pequeños nunca les faltaron las ganas de seguir leyendo; ahora ellos pasarán esa herencia a sus hijos. “Mis nietitos ahora ya no sufren esa carencia de tener un libro”, expresó.

En otro momento, la docente resaltó que son muchos los padres que no quieren comprar materiales didácticos a sus hijos, pese a tener la posibilidad de hacerlo. “Pero hay escuelas en las que realmente se necesita y con ayuda de los docentes puede avanzar. Yo creo que va a llegar un momento en el que vamos a volver a la lectura”, puntualizó.

Enseña a sus alumnos sobre la importancia de saber leer y escribir. Foto: Ilustrativa.

Creó dos himnos para escuelas

La profesora Ángela llegó a escribir un himno para una escuela hace 20 años, entonado hasta hoy día. Hace dos años le volvieron a pedir y volvió a escribir otro, el cual está registrado y solo le falta la melodía para que pueda convertirse en el canto de la institución educativa. También sigue escribiendo cuentos cortos y sueña con poder publicarlos.

“Tengo muchísimos cuentitos que quiero publicar. El año pasado tuve la experiencia de participar en una competencia mundial de escritura que duró 15 días, fue una experiencia muy linda. Era escribir un cuento por día y tengo esas obras. Tengo otros que fui haciendo a lo largo de este tiempo”, resaltó.

En este último año compartió sus obras con sus familiares y amigos, para saber qué opinaban al respecto y si las mismas serían aceptadas por los jóvenes de ahora.

“De escribir lo podemos hacer, pero que sean motivadores es el secreto. Quiero que sea algo que realmente valga la pena, que sea inspirador y transformador para la persona”, manifestó.

Aclaró que por el momento económicamente no está lista para poder publicar sus trabajos, ya que tiene un costo muy elevado. “No tengo contacto con las casas editoras, entonces es mucho más difícil. Está en mis planes para dejar como legado junto al amor a la lectura para mis hijos y nietos”, confirmó.

Sigue inculcando la lectura a sus nietos. Foto: Gentileza.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar