El único fotógrafo que hace retratos profesionales en el interior de la Penitenciaría Nacional de Tacumbú aprendió a usar la cámara en el lugar. José, de 28 años, es el único fotógrafo privado de libertad que hace retratos profesionales en su lugar de reclusión, donde cumple una condena de 10 años.

Él mismo instaló un laboratorio fotográfico para generar sus ingresos y desde allí puso de moda las únicas tazas mágicas personalizadas del penal. Como parte de un plan personal de reinserción social, asegura que abrirá su propio negocio de eventos sociales cuando recupere la libertad.

José, quien aprendió los trucos y los secretos de la fotografía en el interior de la penitenciaría de Tacumbú, trabaja intensamente casi 14 horas al día. Foto: Gentileza

Aprender a obturar y elegir ángulos

Lo primero que le tocó fue manipular una cámara profesional, de la que no tenía idea, pero recibió la ayuda de sus compañeros. “Yo siempre trabajé en informática. Ellos me enseñaron a obturar la cámara y tuve que aprender cómo pararme, elegir los ángulos y la luz”, expresa sobre todo lo que le costó a José aprender por su cuenta.

Lea también: Zuni Castiñeira fue anfitriona de almuerzo entre Lilian, Salomón y Lugo

En el taller industrial del penal, El boliche - Fotos abrió hace dos años mirando la necesidad de reinventarse en algo nuevo para mantenerse de pie. Los retratados son personas privadas de libertad y sus familias en visita, y eventos realizados en el interior de la penitenciaría, que luego los pasa a papel, videos o fotografías plastificadas para termos y portarretratos, gigantografías, banners y tazas sublimadas.

“Yo cubro los eventos aquí, graduaciones, bautismos, casamientos comunales. Todos quieren sus recuerdos. Imprimí 750 fotos de boda el otro día”, recuerda esta persona que trabaja más de 14 horas al día y a veces hasta más.

Sus tazas mágicas son muy apreciadas y solicitadas por los clientes. Foto: Gentileza.

Las tazas mágicas

Sus tazas mágicas son muy requeridas ahora por la capacidad que tienen de aparecer y desaparecer la imagen con el calor y pueden comprarse por 35.000 guaraníes, las choperas suben a 45.000. Hay otros que prefieren las tazas clásicas de 25.000 o las luminosas de 20.000 guaraníes. “Hice 100 tazas para un cumple de 5 años y 70 para un bautismo”, expresa.

Los videos de unos 20 minutos alcanzan un costo de 150.000 guaraníes en una semana de trabajo. Sus hermanos y su pareja se ocupan de los clientes de afuera.

José, quien aprendió los trucos y los secretos de la fotografía en el interior de la penitenciaría de Tacumbú, trabaja intensamente casi 14 horas al días. Foto: Gentileza

Nostálgico por los abrazos de su madre y su abuela

José se muestra agradecido por la oportunidad de reinserción que encontró en estos 4 años y 10 meses que purga su pena y aprovechó para capacitarse con estudios de informática básica, forrado en cuero y contabilidad básica.

Recuerda con nostalgia el abrazo de su abuela y el de su mamá, quien se arremangó sola con servicios domésticos para criarlo con sus dos hermanos. Cuando regrese a su añorada ciudad, San Lorenzo, promete casarse con su pareja, vivir con sus dos hijos y más que nada, demostrar que se puede recomenzar. Para solicitar sus productos y ayudar a sus proyectos de reinserción, pueden contactar al teléfono 0971-892626.

Le puede interesar: El nuevo Plan de la Niñez ingresará a la etapa del debate conceptual

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar