Pacientes oncológicos del Hospital Nacional de Itauguá denuncian que el mamógrafo de la institución sigue sin funcionar y que por parte de las autoridades sanitarias no reciben respuestas. Mientras tanto, cada día mueren más personas por la falta de realización de estudios y, por ende, de sus respectivas cirugías.

Así expuso María Estela Galeano, vicepresidenta de la Asociación de Pacientes Oncológicos del Hospital Nacional, en conversación con la 1020 AM. “Hace dos años fui detectada con cáncer de mama y hoy es una pena la situación que estamos pasando. No tenemos palabras, no sabemos a quién recurrir o a quién pedir por favor. Ya hicimos de todo este año con la pandemia y en vez de tener tranquilidad como pacientes oncológicos, que nos den una manito para sobrellevar esta enfermedad, estamos peor”, expresó.

La paciente añadió que en la asociación están indignadas con los gobernantes y autoridades del Ministerio de Salud, y que no saben si llegar hasta el presidente de la República, Mario Abdo, o a la Primera Dama de la Nación. “Hace más de 8 meses que inició la pandemia y nos quedamos en la calle, a la deriva. Nos dieron un pequeño espacio mientras están arreglando la sala para volver a tener la quimio dentro de la institución”, mencionó.

Galeano recordó que antes del Octubre Rosa, la directora del nosocomio en cuestión, la Dra. Yolanda González, prometió en dicha ocasión que en 10 a 15 días tendrían el mamógrafo en pleno funcionamiento. “Eso quedó en la historia. Vamos quedando en el olvido. Aquella vez dijo 10 días y ahora ya pasaron 3 meses”, aseveró.

Podés leer: Detectan posible caso de reinfección de COVID-19 en Clínicas

La afectada manifestó que necesitan con urgencia la reparación del equipo y suplicó en ese sentido al Ministerio de Salud una intervención antes de que sigan muriendo más pacientes por la falta de realización de estudios.

“Nos estamos muriendo todos los días. Todos los días hay fallecimientos. Somos más de 200 que estamos en pleno tratamiento. El cáncer no espera ni puede ir de cuarentena. Nuestra vida pende de un hilo. Tengo que entrar al quirófano por cuarta vez en cirugía y no puedo conseguir una mamografía. Voy recorriendo de institución a institución. No puede ser que en nuestro país tengamos que encadenarnos, manifestarnos y hacer barullo para que nos escuchen”, reclamó casi entre lágrimas.

Por último, manifestó que es una desesperación increíble lo que sienten las pacientes y especialmente del Hospital Nacional. “Están jugando con nuestras vidas, con nosotras ya es el colmo”, culminó.

Leé también: COVID-19: “En terapia estamos llenos, incluso en el privado”

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar