Soledad Fornerón es de Capiatá y tiene 36 años, es licenciada en Hotelería y Turismo. Madre de 2 hijas, la mayor de 10 años y la más pequeña de 5 meses. Trabajaba en una empresa turística en Areguá, donde ocupó varios cargos durante 5 años, pero luego debió apartarse del rubro.

En el 2016 y tras varios meses de pensar a qué dedicarse, nació Dulsol; una combinación de su nombre con el de su hija mayor, Dulce. El emprendimiento surgió para el día de las madres, fue allí que decidió hacer tortas. Empezó de cero, preparó diez unidades que se vendieron en su totalidad.

Soledad prepara torta marmolada, de naranja, brownie, arroz con leche, crema, budín, pavé, pie de limón, tarta de durazno, entre otras opciones. Foto: Gentileza.

“La venta inició de boca en boca. Me puso muy contenta haber hecho algo que de entrada me haya salido bien, eso es muy importante para una emprendedora”, aseguró en contacto con La Nación.

Soledad comentó que tras esa exitosa primera venta empezó a preparar y a ofrecer postres los fines de semana, hasta llegar a la expofrutilla con sus pastafrolas y chupachups hechos a base de la deliciosa fruta.

“Hice pastafrola, que es el fuerte de Dulsol. Luego como tenía varios contactos en Areguá ofrecí y ahora todos los años ya hago una gran producción de pastafrolas de frutilla, exclusivas para los expositores de la expofrutilla”, mencionó.

Soledad Fornerón tiene 36 años, es madre de 2 hijas y sus ganas de hacer cosas nuevas la llevaron a emprender en el mundo de lo dulce y la costura. Foto: Gentileza.

Un dato no menor, es que en noviembre del mismo año vio el potencial que tenía la playa de Areguá, por lo que gestionó los papeles necesarios para conseguir el permiso y colocar un puesto de ventas en el lugar, pero actualmente se mantiene cerrado a causa de la pandemia.

Leer más: Ejemplo de superación: no se dedicaba a su profesión, quedó sin empleo y ahora logró ejercer

La joven dijo que este año ya preparó empanadas y los alfajores de frutilla, porque también le pidieron. “Ya me habían pedido, pero con la pandemia me animé a hacer porque al principio era solamente la pastafrola”, comentó.

Prepara baberos, sabanitas, toallitas, bolsitos, mochilitas, manteles, tapabocas. Foto: Gentileza.

Nueva faceta

Con la pandemia y su segundo embarazo, Soledad contó que se despertó en ella el lado que estaba dormido y es el gusto por la costura.

“Isabella es mi segunda hija y con ella nació la costura, ahora estamos pensando en fusionar la costura con Dulsol o crear algo nuevo. Hago baberos, sabanitas, toallitas, bolsitos, mochilitas, manteles, tapabocas. Tuve pedido de 600 tapabocas”, refirió.

Anexamos rubro... Debido a la necesidad de cuidarnos y lo que requiere ahora la sociedad a nivel mundial... Tapabocas... Podes hacer tus consultas y pedidos... 😷😷😷🇵🇾🇵🇾🇵🇾🇵🇾 Manos Paraguayas capiateñas...

Posted by Dulsol on Thursday, April 23, 2020

Pedidos

Para los pedidos de postres o trabajos de costura, las personas pueden contactar con Dulsol en el Facebook y también pueden hacerlo al (0992) 434-550. Los pedidos de postres se realizan con dos días de antelación.

Nuestra entrevistada adelantó que para las fiestas preparará torta marmolada, de naranja, brownie, arroz con leche, crema, budín, pavé, pie de limón, tarta de durazno. Además dijo que los productos los elabora en varios tamaños y se pueden adquirir a partir de 5.000 guaraníes.

Leer también: Ejemplo de superación: pinta murales y paisajes sobre lienzo para salir adelante


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar