Muchas veces se dice que las cosas pasan por algo y a su debido tiempo. Eso también se aplica para una joven de 24 años que tras haber trabajado casi un año en un lugar, su puesto de trabajo se vio afectado por la pandemia. Es el caso de Yanina Rolón Morales, una ingeniera agrónoma, quien estuvo trabajando como encargada comercial de una empresa del rubro agrogastronómico y en setiembre le comunicaron acerca de su desvinculación.

“Fue por una reestructuración de la empresa, como ellos le llaman. Pero ya un mes antes, empezaron a sacar personas que tenían un sueldo mayor y contrataban otras personas ganando menos. Todos sabemos que por la pandemia mucha gente está necesitada de trabajo y capaz eso también influyó en que acepten un salario menor al acostumbrado debido a la necesidad. Nos tocó a varios y en setiembre me liquidaron”, empezó contando a La Nación.

Leer más: Ejemplo de superación: se quedó sin empleo, pero en vez de rendirse hizo lo que más sabe, hornear delicias

Para la joven, lo aprendido es que uno no tiene que dar las cosas por sentado y seguir creciendo. Foto: Gentileza.

Mucha competencia y pocas vacantes

La joven relató que fue algo muy chocante para ella al enterarse de quedarse sin empleo porque le había costado conseguir. “Terminé la facultad en el 2018 y recibí mi título oficialmente en el 2019. Fueron meses de ardua tarea para encontrar trabajo y para mi profesión está un poco difícil el mercado, hay mucha competencia y no hay tantas vacantes, entonces me fue muy difícil encontrar trabajo y al hacerlo tuve la esperanza de encontrar la estabilidad que es lo que todo el mundo quiere”, expresó.

Lamentablemente, Yanina no tuvo la estabilidad que buscaba y dijo que cuando la echaron, estuvo un mes sin trabajo y fue desesperante. “Empecé a buscar trabajo por todos lados, mandé muchísimos currículums y de repente no te llama nadie. Publiqué en Twitter también, intentando conseguir que alguien vea, que llegue a la persona correcta y que por lo menos pueda tener entrevistas”, mencionó.

Durante su búsqueda, la joven profesional participó de varias selecciones, tuvo unas 4 entrevistas de las cuales 2 fueron para empresas grandes y una de ellas es la empresa donde está trabajando ahora. “Estoy trabajando hace un mes y alguito de vuelta. Es en una empresa que es netamente del rubro del agro. Me independicé y me mudé al Este del país, estoy en Hernandarias, donde trabajo”, comentó entusiasmada ya que es lo que le gusta y para lo que se formó.

Lea más: Biden anuncia el retorno de EEUU a la escena mundial al presentar su gabinete

Yanina mencionó que se independizó y se mudó al Este del país, donde trabaja actualmente. Foto: Gentileza. Foto: Gentileza.

Seguir adelante

Para la joven, lo aprendido es que uno no tiene que dar las cosas por sentado y seguir creciendo. “Fue un corto tiempo el que estuve sin trabajo pero esa sensación de desesperación hace que parezca un año, más o menos. Uno tiene que seguir luchando, nutriéndose tanto personal como profesionalmente. Uno no se tiene que estancar en algo tiene que seguir, el mundo está en constante movimiento y tenemos que ir a su ritmo”, refirió.

Asegura, además, que es importante estar al día con lo nuevo. “Me mantengo al día en cosas de lo que es mi rubro, el agro. Trato de estar a la vanguardia de la tecnología, lanzamientos y la gente cuando ve que uno está en constante crecimiento, ve a esa persona como alguien proactivo y creo que eso es algo importante también, demostrar siempre interés. Pienso que esa una característica que la gente busca en sus trabajadores, que aporten en su empresa”, puntualizó.

Leer también: Ejemplo de superación: cerró su hospedaje por la pandemia y volvió a su antiguo amor, la costura

Dejanos tu comentario

9H

¿Qué medida se debe tomar ante la gran cantidad de personas que retornan de sus vacaciones en el extranjero?

Click para votar