Independientemente de haberse titulado recientemente de licenciado en márketing, tener los pies bien puestos en la tierra, pero con la mente en el cielo, la pasión por viajar y su curiosidad por conocer el mundo, lo impulsaron a ingresar al fascinante mundo de las aerolíneas.

Fue así como Esteban Ulises Arévalos Armoa, un joven de 26 años, quien desde que recuerda, según él mismo lo relató, siempre le gustó viajar, explorar y conocer nuevos lugares, desde hace un poco más de un año reside en Doha, la capital de Qatar. Además de haber vivido en Buenos Aires, San Pablo y Montevideo, gracias a que parte de su familia se encuentra arraigada en los diferentes países del Mercosur.

Es noticia: Escándalo por la nueva Miss Universo Paraguay 2020: ¿hubo manos turbias?

Todo empezó en el 2018, cuando representantes de la compañía aérea Qatar Airways habían desembarcado en nuestro país, en busca de profesionales que puedan formar parte de su equipo como tripulantes de cabina. En julio de ese mismo año, Ulises se había alzado con el título de especialista en márketing y en el mes de octubre se postuló al cargo, siendo este el primer paso, donde ya quedó seleccionado, para luego pasar por una serie de entrevistas.

Para Uli, como lo conocen sus allegados, todo fue muy rápido y sorpresivo, ya que no fue algo que el lo estuviera planeando, debido a que apenas había culminado la universidad y aún no sabía exactamente hacía donde encaminar sus objetivos laborales.

Ulises lleva casi 2 años viajando por lugares impensables del mundo, pero soñados. Foto: Gentileza.

Finalista entre 200 postulantes

Al mismo tiempo, relató un poco acerca de lo vivido durante la convocatoria, donde al primer llamado acudieron como unas 200 personas aproximadamente, siendo el primer filtro por el que atravesó, pasando luego por una serie de exámenes, para finalmente quedar seleccionado entre los 6 mejores postulantes y pasar a formar parte de la reconocida y prestigiosa firma.

Tras quedar seleccionado empezó con los trámites de documentación y posteriormente con un entrenamiento por el periodo de dos meses que incluían: seguridad, equipamientos, conocimientos generales y específicos de aeronaves, ya que el Qatar Airways cuenta con una flota muy amplia y variada de aviones.

También recibió instrucciones en cuanto a primeros auxilios y sobre uno de los factores más importantes de la marca, el cual es el servicio al cliente o pasajero, que es lo que lo caracteriza y por el cual se destaca, y que lo lleva a ser una firma premium de líneas aéreas del medio oriente.

En Windhoek, Namibia, África, junto a una tribu. Foto: Gentileza.

Primer destino: Islamabad

“Realmente nunca me imaginé vivir esto, ya que el ser comisario de vuelo o tripulante de una aerolínea guarda muchos mitos entorno a los supuestos cánones de belleza, que si bien es cierto se requiere de ciertas cualidades, pero que realmente va mucho más allá de eso, se precisa de diversas habilidades, para poder lidiar con situaciones complejas”, destacó el profesional.

Ya pasaron dos años de aquella postulación, y hoy luego de haber transitado poco tiempo pero miles de millas de experiencias, Ulises se encuentra feliz de poder haber hecho realidad otro de sus sueños “viajar por el mundo”.

Su primer vuelo comercial lo realizó en setiembre del 2019, destino ida y vuelta a Islamabad, capital de Pakistán; en tanto que el primer vuelo pernocte (larga distancia) fue a Namibia, en el continente africano, donde cuenta él que fue un viaje único y muy especial.

Sidney, Australia. Foto: Gentileza.

Sin olvidar y dejar de lado la maravillosa experiencia llegar hasta la Gran Muralla China, “donde jamás pensé que estaría” expresó al respecto. A su corta edad, Ulises Arévalos ya ha recorrido países de Europa, Asia y Oceanía, gracias a su trabajo.

Pero, por el otro lado, también manifestó que extraña Paraguay. “Al estar al otro lado del mundo creo que lo que más se extraña es la comida, aparte de la familia y los amigos, es un choque cultural muy grande. Un país estrictamente musulmán donde las reglas y las tradiciones son totalmente diferentes y desafiantes. Por más que todo sea lindo, vivir en el Medio Oriente cuesta, acostumbrarse es difícil”, expresó.

En cuanto a la pandemia COVID-19, comentó que los vuelos se redujeron hasta en un 80%, además de haber parado en un momento dado, como en todos los países del mundo. Llegando a reactivar nuevamente casi en su normalidad en agosto pasado. Ya que entre marzo y julio se realizaron los llamados vuelos de rescate.

Leé también: Paraguay e Italia afinan estrategias para luchar contra el COVID-19

En Beijing. Foto: Gentileza.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar