El doctor Alberto Ortiz, jefe de la Unidad de Terapia Intensiva (UTI) del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente Juan Max Boettner (Ineram), señaló su preocupación ante la ocupación total de camas por casos de COVID-19 y el aumento de internados entre jóvenes por el virus.

Sostuvo que las camas son ocupadas por pacientes graves, lo que lleva a que permanezcan por más tiempo en las unidades. Indicó que al inicio de la pandemia recibían pacientes de mayor edad con patologías de base, pero que ahora la situación es distinta y que no sorprende el ingreso de pacientes jóvenes.

“Fuimos variando las edades. Al comienzo eran personas con mayor edad y más patologías. El viernes intubamos a un paciente de 27 años, tengo una mujer de 33 años, también una señora joven de 43 años, todos ventilados. Esto es terapia intensiva. A nivel hospitalario siempre la mayor cantidad son mayores de 60 años, pero los pacientes jóvenes están ingresando y cada vez más”, afirmó Ortiz.

Lea más: COVID-19: nuevo colapso del sistema sanitario por aumento de casos

El profesional médico señaló que el contagio entre los jóvenes se debe a la exposición al virus, que muchos de ellos son asintomáticos y que luego contagian la enfermedad. “Ya no hay edad, ya no nos sorprende que llegue un paciente joven. No vemos una mejoría en eso. Vamos aumentando los casos de pacientes jóvenes”, expresó el médico en contacto con 1080 AM.

Lamentó que conoce casos de contagios entre la totalidad de integrantes de un mismo núcleo familiar entre vecinos y amigos. Mencionó que los jóvenes son los que diseminan y mantiene la alta cantidad de contagios de COVID-19 que se registra en la actualidad.

“Gente que no me conoce, me pide ayuda y me dice que tiene toda la familia infectada. El bebé recién nacido con síntomas, el papá y el abuelo también. Es muy desgarrador a veces escuchar el grado de enfermedad entre un familiar y otro. A veces el abuelo es el que lleva la peor parte”, declaró Ortiz.

Lea también: Total de contagiados por COVID-19 se eleva a 81.906, suman además 12 fallecidos

El Ministerio de Salud informó ayer sobre 775 positivos de COVID-19 en el país, totalizando 81.906 casos confirmados desde el inicio de la pandemia. Así también reportó 12 fallecidos a causa de la enfermedad, alcanzando 1.743 víctimas fatales desde el pasado mes de marzo. La cartera sanitaria reportó además que de 750 personas internadas, 127 se encuentran en la Unidad de Terapia Intensiva (UTI). Igualmente señala que se recuperaron 451 personas, sumando así 57.947.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar