La diabetes es una enfermedad crónica que se presenta cuando el nivel de glucosa (azúcar) en sangre es elevado. El control regular de la glucemia es clave para lograr un diagnóstico oportuno y evitar complicaciones.

Cada 14 de noviembre se conmemora el Día Mundial de la Diabetes, fecha que apunta a alertar sobre esta patología y sus complicaciones, sobre la importancia del control metabólico y de la adopción de hábitos saludables.

En la ocasión, el médico diabetólogo del Programa Nacional de Diabetes, Dr. Federico Fariña, dijo que esta es también conocida como una enfermedad silenciosa, ya que puede cursar de forma asintomática en los primeros años de evolución, por lo que es importante estar atentos a los factores de riesgo que pueden alertar sobre la presencia de esta patología crónica.

Los principales factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad son el sedentarismo, la obesidad, la dieta no saludable, la edad avanzada y antecedentes familiares con diabetes, por lo que el médico recomienda a toda persona que registre cualquiera de estos factores de riesgo a realizarse chequeos y que incluya el control de la glucemia.

En nuestro país, cerca del 10% de la población cuenta con esta condición. Fariña señala que el 90% de los diagnosticados presenta diabetes tipo 2, mientras que un 10% diabetes tipo 1.

El sedentarismo, la obesidad, la dieta no saludable, la edad avanzada y antecedentes familiares con diabetes, son los principales factores de riesgo. Foto: Ilustrativa.

No se cura, pero se puede controlar

El profesional indicó que todos los rangos etarios están expuestos a padecer diabetes. “Cuanto mayor sean las tasas de obesidad, sedentarismo y malos hábitos, hace que la aparición de la enfermedad se registre a edades cada vez más tempranas, sobre todo la diabetes tipo 2”, sostuvo.

Mencionó que si bien la diabetes no se cura, se puede controlar e incluso prevenir con la adopción de hábitos saludables, en los que se incluya alimentación saludable, práctica de actividad física regular y el control periódico de la glucemia (nivel de azúcar en sangre). En ese sentido, la recomendación es realizar el chequeo de glucemia al menos una vez al año, sobre todo si se cuenta con antecedentes familiares o factores de riesgo.

La frecuencia para los diagnosticados es mayor, principalmente para los insulinodependientes, donde los controles de glucemia van de 1 a 5 veces al día.

Leer más: Diabetes constituye alto costo social y económico al país

Prediabetes

El doctor Fariña alertó sobre la prediabetes, que es el estadio que se registra previo a la evolución de la enfermedad. Describe que esta etapa constituye uno de los momentos más relevantes para el paciente. Tomando las medidas necesarias y cumpliendo con las recomendaciones médicas, se puede pasar del estado de prediabetes a un estado de normalidad o retrasar la evolución de la patología.

La misma se manifiesta cuando los niveles de azúcar en sangre se hallan por encima del rango normal, pero en niveles no lo suficientemente altos como para ser diabetes.

Tipos

La diabetes tipo 1 se produce por una alteración autoinmunitaria, debido a que las propias defensas del cuerpo atacan a las células productoras de insulina del páncreas y las destruye. No es prevenible y se trata con insulina de por vida. Es frecuente en edades pediátricas y en adolescentes.

Leer también: Paraguay gastó US$ 6,7 millones por atención médica en embarazo adolescente en el 2018

En tanto que la diabetes tipo 2 es la más frecuente y se presenta cuando la insulina en el organismo no funciona adecuadamente. Se desarrolla debido a los excesos alimentarios, sedentarismo y otros factores de riesgo.

La misma puede prevenirse con la adopción de hábitos saludables y se registra mayormente en personas de mediana edad y en edades geriátricas. Es prevenible en más del 80% de los casos con un estilo de vida saludable.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar