Ciudad del Este. Agencia Regional.

Las municipalidades de Ciudad del Este, Hernandarias, Presidente Franco y Minga Guazú fueron analizadas por la ONG Reacción en lo que respecta a las compras por COVID-19 durante esta pandemia, desde el mes de marzo hasta agosto pasado, y fueron halladas varias irregularidades, de acuerdo a la difusión que realizó la citada organización.

Los cuatro municipios realizaron 58 llamados a licitación y cada uno hizo al menos una contratación por la vía de la Excepción por Urgencia Impostergable, establecida para las compras de emergencia por coronavirus. Fueron de alimentos e insumos.

Lea más: Falleció el maestro del teclado y el acordeón “Cachito” Vargas

Las convocatorias no debían realizarse para los siguientes rubros: servicios ceremoniales, gastronómicos y funerarios; adquisición de equipos de transporte que no sean para salud, seguridad nacional, fuerzas públicas y requeridos en situación de emergencia nacional; capacitaciones y adiestramientos presenciales y; pasajes y transportes nacionales e internacionales.

Sin embargo, el municipio de Hernandarias realizó contratos por 335 millones de guaraníes para servicios de mozos, maestros de ceremonia, decoración, alquiler de palcos, equipos de sonidos, entre otros; para eventos conmemorativos nacionales que no fueron realizados. Es lo que informa la investigación de la ONG.

“Han pasado más de 7 meses, y Hernandarias mantiene ambas licitaciones adjudicadas sin alguna documentación que justifique su estado o alguna adenda respecto a los plazos para la ejecución de los contratos” agrega.

La ONG revisó los procesos licitatorios de los cuatro municipios durante la pandemia. Foto: Dolly Galeano.

CDE dio solo 13 horas

El plazo para las contrataciones es otro punto. Las compras por la vía de la Excepción por Urgencia Impostergable tienen un reducido plazo en la convocatoria para la presentación de propuestas.

“Aún así, los municipios deben brindar tiempo suficiente para que los potenciales oferentes puedan proponer proyectos y sean capaces de participar. Esto no ha sido el caso en las contrataciones relacionadas al COVID-19 en los cuatro municipios”, dice el informe.

Lea más: Medio siglo de Joe Biden en la arena política de EEUU

“En la mayoría de las licitaciones, los posibles oferentes contaron con ínfimo tiempo para la presentación de propuestas, como sucede en la licitación con ID 382364 de Ciudad del Este, donde solo dieron 13 horas para la preparación de una oferta de casi 6.000 millones de guaraníes”, indica el estudio y agrega que, los municipios de Ciudad del Este y Minga Guazú han solicitado propuestas a proveedores cuyos datos no se encuentran en el portal de la Dirección Nacional de Contrataciones Públicas (DNCP).

“Al reducido tiempo de convocatoria de las compras relacionadas a la pandemia, se suma la peculiaridad de invitaciones a empresas de procedencia incierta y que no califican como potenciales oferentes”, manifiesta el reporte.

Auditores de la Contraloría y de la Fiscalía verificaron los kits de alimentos en Ciudad del Este. Foto: Dolly Galeano.

Kit de alimentos

La compra de kits de alimentos distribuidos a familias afectadas por la crisis económica llevó millonarios montos en las cuatro comunas. Los municipios han comprado alimentos de 5 proveedores para una cantidad de kits que ronda entre las 4.800 a 79.000 unidades. Estas grandes compras deberían dar como resultado alimentos a un menor precio. Sin embargo, este no ha sido el caso en la gran mayoría de los alimentos que compraron los municipios, concluye el análisis.

“A diferencias de los otros tres municipios, los 79.000 kits de víveres de Ciudad del Este se adquirieron por medio de tres contratos. El precio de los alimentos varió en cada uno de ellos. En la compra del aceite vegetal y la yerba mate se ven las mayores variaciones. El precio del aceite vegetal fue casi G. 1.000 más caro en los primeros dos contratos. Para la yerba mate, el primer y tercer contrato fueron G. 3.000 más caros que el segundo. Aunque la diferencia no parece ser grande, la gran cantidad de alimentos hacen que ambos productos comprados a un mayor precio representen un gasto extra de 190 millones de guaraníes”, señala la ONG.

Lea más: Isabel II rinde un discreto homenaje a los soldados británicos caídos en las guerras mundiales

Las licitaciones revelan una deficiencia para cumplir con requerimientos mínimos, concluyó Reacción. Foto: Dolly Galeano.

Sin prueba de entrega total

No existe información pública disponible que proporcione evidencia de la total entrega de los kits de alimentos en ninguno de los cuatro municipios, que se han limitado a realizar publicaciones de la entrega parcial en sus redes sociales, pero no proveen documentación que garantice la completa entrega de todos los kits comprados.

En el municipio de Ciudad del Este, el único de los cuatro distritos que habilitó una sección COVID-19 en su portal web, sólo se expone la entrega de 73.621 de los 79.000 kits de víveres que adquirió. Esto, según el estudio.

Lea más: La ocupada agenda que tendrá Biden en sus primeros 100 días de gobierno

"La revisión de todos los procesos licitatorios realizados por los municipios de Ciudad del Este, Hernandarias, Presidente Franco y Minga Guazú, desde marzo a agosto 2020, revelan una deficiencia para cumplir con requerimientos mínimos, poniendo en duda la libre competencia y transparencia en las compras municipales, específicamente las relacionadas al COVID-192, señala.

“Esta ineficiencia va más allá del incumplimiento de los procesos burocráticos, del posible mal uso de los recursos públicos y beneficio de algunas empresas”, es una de las conclusiones del informe.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar