Tras la polémica decisión del Obispado de Caacupé de realizar la celebración presencial, bajo agendamiento previo de la festividad de la Inmaculada Concepción, La Nación conversó con el obispo diocesano, monseñor Ricardo Valenzuela. Además de responder las consultas sobre los pormenores de la actividad religiosa, también le consultamos sobre las recientes declaraciones del papa Francisco, quien habló de la posibilidad de legalizar las uniones homosexuales.

¿En algún momento se llegó a considerar la posibilidad de una celebración virtual, tal como se anuncia en otros países, como México y Brasil?

Sí, pensamos mucho nosotros en eso. Y llegamos a la conclusión de que nada ni nadie le va atajar a la cantidad de gente que va venir acá. Si nosotros hacíamos solamente virtual, acá se iba a aglomerar de gente, pero de manera incontenible. Entonces, meditamos y consideramos que es mucho mejor celebrar. Por eso ni siquiera consideramos hacer en campo abierto, que esa fue la recomendación de la Policía Nacional y también de la Policía Caminera. Pero bueno, allí no iba a tener vallados, iba ser todo libre. Entonces, conversando con todos llegamos a la conclusión que era mejor hacer acá porque la Policía va a trabajar mucho mejor, como en cualquier fiesta de Caacupé. Así surgió la idea de limitar nomás a la gente de manera a que ya sabremos dónde ubicarles.

Lea también: Mano a mano LN con Héctor Cristaldo: “El Gobierno está desorientado”

¿Cómo se llegó a definir el número de personas que podía venir?

La cantidad de gente, bueno, eso también es algo que llegamos a trabajar mucho. No nos imaginamos nosotros el poder poderoso de convocatoria que tiene la Virgen de Caacupé. Ya entre semana viene mucha gente acá y yo me alegro que vengan ya, para que así en esos días no vengan tanto. Analizamos cómo sería si se hacía de manera virtual, que dentro cumpliríamos el protocolo, pero afuera, no tendríamos ningún control y bajo el kepi tendríamos a 100 personas aglomeradas y más abajo pueden juntarse otras 500, todo sin control. A esa gente no les podemos decir ‘váyanse o no vengan’. Entonces vimos que es mejor hacer, celebrar afuera, todo bien calculado, así como se hizo en Fátima. Allí se hizo con 6.000 personas, nosotros vamos a hacer lo mismo.

El obispo de Caacupé aseguró que la mejor decisión fue hacer la fiesta presencial. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Pero la OPS recomienda no hacer una celebración presencial...

Hemos visto que es mejor así porque vamos a ir canalizando, vamos a ir viendo, realizando, encausando a los peregrinos que lleguen. Va a ser más fácil, por eso hemos optado por este sistema. Creo que los extranjeros no conocen cómo es nuestra gente o cómo acuden para verle a la Virgen. No se le podrá atajar y es mejor hacer agendado.

¿Cómo piensan lidiar con las personas que no estén agendadas, pero que igual decidan venir?

Se va a insistir mucho, todos los días en misa que se agenden, que se agenden, que si no se agendan, será difícil que llegue al lugar. Vamos a insistir mucho con la gente para que tome conciencia, que no se le ocurra venir por paseo, por ocurrencia o lo que sea, que vengan solo los que van a participar de la misa o alguna peregrinación especial para verle a la Virgen o para ir a Tupãsy Ykuá. Pero todo va a ser por agendamiento. Por eso vamos a insistir nosotros, por eso hemos optado por este sistema.

Te pude interesar: Mano a mano LN con Alba Perdomo: ¿Cómo se cuida la salud mental de profesionales de blanco?

A mucha gente le cayó mal la decisión de continuar con la festividad, a pesar de la situación de pandemia. ¿Se pensó alguna vez en suspender?

No, porque eso es algo que no se tiene que hacer. Hemos optado por hacer porque hay muchas cosas de por medio. Lo peor que podíamos hacer es no celebrar. Allí se puede armar no sé qué cosa. En la historia, en cuatro ocasiones no se celebró la misa en su fecha, pero eran razones muy fuertes: la primera en 1899, cuando hubo la bubónica, acá hubo mucha gente afectada. Era mucho más que con el coronavirus, eran cientos de miles. Después, en 1911, que fue por una revolución. Entonces se pospuso para más adelante. Pero no era epidemia. Luego en 1918, que fue por la gripe española, que también acabó con millones de vida en Europa y acá nos alcanzó y por eso se suspendió. Y la cuarta fue en 1922, que fue por una revolución que también se pospuso para más adelante. En el día nomás se suspendió, pero la gente entendió porque había temor real, había miedo real. Acá la gente le perdió el miedo al coronavirus, la gente sale con las debidas precauciones. Los casos están descendiendo, en Ciudad del Este se abrió el puente, la gente comercia.

Cree entonces que las condiciones están dadas para la celebración

Sí, están dadas. Nosotros debatimos mucho y lo mejor es hacer como estamos organizando.

Los casos de coronavirus están descendiendo, dice el obispo. Foto: Pánfilo Leguizamón.

¿Qué opina de lo que dijo el papa Francisco, de que los homosexuales pueden unirse en la ley civil?

La verdad que yo preferiría ver y saber exactamente qué es lo que dijo. Porque parece que le manipularon también a él. Se dice fuertemente eso. Entonces, es difícil emitir una opinión en este momento sobre algo incierto, sobre una falsa expresión. Nosotros vamos a esperar porque seguro que va a venir una comunicación oficial desde la Santa Sede y la Nunciatura para nosotros. Yo quiero tener primero eso, el texto para saber qué es lo que exactamente dijo.

Sin embargo, él ya habló de que las personas homosexuales son hijos de Dios y no deben ser excluidos de la Iglesia...

En primer lugar el homosexual es un ser humano también y la Iglesia no puede expulsarle, ni siquiera la propia familia. No se le puede tener como a un leproso, eso no. A eso se refiere específicamente en lo que habla de la Iglesia. Nosotros le atendemos a todos. Creo a lo que se estaba, posiblemente, refiriendo es a la parte legal.

Mirá también: Mano a mano LN: Benigno López habla de la economía del Paraguay a futuro

Se refería a la unión civil...

No sé si se refería a la unión civil como tal, pero por lo menos dice que se le dé todo tipo de amparo, para que no le falte lo necesario, para que no sean expulsados.

Dijo que los homosexuales también tienen derecho a tener una familia

Allí hay que entender bien qué es una familia. Su familia, quienes le expulsan porque hay también esos casos. Le expulsan de su familia porque le deshonró, sintieron un profundo dolor. Hubo casos en que los hijos se fueron diciendo: ‘Mamá, me voy porque yo soy esto’. Entonces, ellos tendrán su mundo y hay que ver cómo se manejan. Pero a lo que el papa se refiere es que son seres humanos también. Entonces, en ese sentido es que la Iglesia le asiste y le ayuda. No podemos dejarle allí, pues por alguna razón terminan con esa manifestación. Pero Dios sabe y conoce a cada uno, entonces es difícil hacer un juicio sobre eso.

Qué mensaje le deja a los fieles con relación a la festividad de Caacupé

Les pedimos que no vengan todos. Ese es el llamado. Que vengan representantes de sus familias, especialmente en estos días de la novena. Luego, cuando vaya pasando más esto con gusto los vamos a recibir. En las primeras semanas del año nuevo ella sale para ir junto a los fieles. Vamos a hacer una planificación para ir a visitarles. Eso será lo más importante para hacer cumplir lo que dice el segundo misterio gozoso, la visitación que hace la Virgen a los fieles. Allí, a los pies de la Virgen, que los devotos que le puedan expresar su sentimiento de dolor, alegría, cariño, preocupación. La Virgen se irá a las diócesis para que el fiel se sienta satisfecho de haber cumplido con su madre.

Para las primeras semanas del 2012, se prevé una gira de la imagen de la virgen por todo el país. Foto: Archivo.


Dejanos tu comentario

9H

¿Qué medida se debe tomar ante la gran cantidad de personas que retornan de sus vacaciones en el extranjero?

Click para votar