Tras nueve meses sin clases, sin socializar de forma presencial, sin prácticas en laboratorios, los estudiantes del 3º de la Educación Media volverán al colegio con el mero propósito de encontrarse con sus compañeros y esto, a su vez, servirá a las autoridades educativas para estudiar los mecanismos más seguros para desarrollar clases y la permanencia de los estudiantes en el colegio.

En ese sentido, luego de una reunión virtual o “aty guasu”, el Ministerio de Educación y Ciencias (MEC) socializó con los gremios docentes, estudiantes y padres el “Protocolo y la guía operativa para el retorno seguro a instituciones educativas”. El mismo será aplicado desde el próximo lunes 2 de noviembre con los estudiantes del 3º de la educación media que cuenten con la autorización de padres o tutores.

Leé más: Fronteras con Argentina seguirán cerradas por contagios de COVID-19 en el vecino país

Los adolescentes del 3° de la media, serán los "ratones de laboratorio" para estudiar la eficacia de los protocolos sanitarios para la vuelta universal a clases en el 2021. Foto: Archivo.

Los delineamientos establecidos en la guía trabajada de forma conjunta por un equipo multidisciplinario del MEC y que cuenta con la revisión del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPBS); sugerencias de la Sociedad Paraguaya de Pediatría, Sociedad Paraguaya de Psicología y el apoyo técnico de Unicef, según refirió Robert Cano, viceministro de Educación Básica, en el marco del “aty guasu”.

El retorno a clases presenciales se implementará en dos fases: la primera fase o fase de preparación establecerá las condiciones de infraestructura y equipamiento que deberán ser cumplidas para el retorno seguro, así como la organización de los grupos de estudiantes y docentes que adopten la modalidad presencial como opción para el desarrollo de las clases.

La segunda fase o de retorno efectivo establece las sugerencias, recomendaciones y especificaciones de cumplimiento obligatorio que regirán el acceso, la permanencia y la salida de los estudiantes y docentes del local educativo. En esta etapa también se definen las acciones a desarrollar para dar respuesta a un eventual caso positivo de COVID-19 en la comunidad educativa, de manera de mitigar la propagación del virus entre sus integrantes.

Leé también: Funcionarios del IPS piden pago de gratificación por exposición al COVID-19

Capacitación a educadores

El material también contempla la capacitación de educadores en temas referidos a medidas sanitarias y protección de la salud; así como la conformación de los denominados grupos burbuja que estarán constituidos por un máximo de 16 estudiantes que compartirán espacios comunes como la sala de clase, cantina, actividades deportivas, talleres, recesos, y será estable y permanente.

En la misma línea se conformarán cuadrillas, como el conjunto organizado de todos los grupos burbuja incluyendo educadores, de manera de coincidir por cada turno en el local escolar. Así también, establece que durante el retorno efectivo se adoptarán las medidas sanitarias obligatorias como el uso de tapabocas, lavado de manos en diferentes momentos, control de temperatura y distanciamiento físico.

Cano detalló los puntos más relevantes del protocolo y guía agradeciendo a los distintos sectores y equipos que colaboraron con la elaboración del material, mencionando que actualmente se está socializando el documento a fin de realizar las modificaciones según avance su aplicación en la última etapa del año lectivo. El mismo posteriormente será oficializado vía resolución ministerial.

Dejanos tu comentario

17H

Ante el relajamiento ciudadano autoridades sanitarias analizan restricciones para las fiestas de fin de año. ¿Sería acertada la decisión?

Click para votar