El director del Hospital Acosta Ñu dijo que actualmente hay 8 casos sospechosos, pero que el COVID-19 no es un problema pediátrico.

El doctor Pío Alfieri, director del Hospital Acosta Ñu, habló con GEN y explicó que hasta el momento con relación al COVID-19 se notificaron 2.129 pacientes, de los cuales se confirmaron 127 y dentro de ellos, 72 fueron niños o menores de 19 años. Los otros son padres o funcionarios del hospital.

“La mayoría entre la franja de 1 y 4 años procedentes de Central, Asunción, Alto Paraná. Tuvimos un fallecido, un chico que tenía una comorbilidad muy grave y estaba en estado terminal con oxígeno en la casa. Tres estuvieron en terapia. En este momento hay 8 sospechosos también internados, y probablemente más de 4 o 5 se confirmen porque son por contacto muy claro”, adelantó.

Mencionó que del total, 27 estuvieron en sala y que en comparación a las cifras en general, no hay mucho para preocuparse. “Comparado con las cifras globales generales del ministerio, realmente el COVID-19 no es un problema pediátrico, no hay ninguna duda”, aseguró.

El director manifestó además que ahora hay un chico que está con el corazón muy afectado. “Tiene un síndrome inflamatorio multisistémico, es el cuadro que se describe. Hace 30 días los padres fueron positivos y él empieza con un cuadro clínico muy característico, así que es casi seguro que sea y está con el corazón muy dañado, está con mucho soporte. Estamos intentando también otros tratamientos, de los que todavía no hay una clara evidencia, pero que se están usando que son medicamentos muy costosos. No tuvo respuesta al esquema primario de tratamiento, generalmente hay varios escalones en el tratamiento”, indicó.

Insumos

En cuanto a insumos en general, equipos de protección personal, dijo que nunca tuvieron problemas, nunca les faltó. “Siempre tuvimos provisiones adecuadas, estamos siempre también con medidas de racionamiento que se tuvieron en práctica en todo el mundo con uso de más tiempo de la mascarilla N95 por ejemplo de por 5 días. Incluso los 53 casos que dieron positivo de personales de salud en ninguno pudo demostrarse vinculación con los casos hospitalarios, sino que fueron adquiridos en la comunidad”, remarcó.

Leer más: Asamblea: “No es un retorno a clases, es solo un cierre de año”

Sala común pediátrica con camas liberadas

Al ser consultado acerca de la disponibilidad de camas en sala común, sostuvo que tienen camas liberadas. “Tuvimos la inauguración del pabellón nuevo que hicimos con 17 camas y tenemos más del 50% de capacidad, lo que nos permitió mucho mejor aislamiento”, dijo.

Recomendaciones para los padres

El médico dijo que si bien estamos en un momento complejo en el sentido de que la gente está cansada de las medidas restrictivas de aislamiento, está aprobada la eficacia. “Estamos en un momento de muchos casos con un aumento del número de casos que se esperaba. Es evidente que ninguna medida de aislamiento frena definitivamente; lo que se hace es atenuar para poder que el sistema de salud responda mejor”, argumentó.

Así también, mostró su preocupación acerca de la afectación en menores del aislamiento y la salud mental. “Estas medidas de aislamiento tienen impacto en la salud mental de los niños sin ninguna duda. De hecho, el no poder ver a los abuelos, abrazarlos, estar encerrados, la falta de escuela. Varias asociaciones de pediatría mundial están recomendando que se vuelva a las escuelas con todas las medidas correctas desde el punto de vista de infraestructura edilicia, de provisión de insumos, alcohol, mantener las medidas de aislamiento, tapabocas, pero si pudiéramos reunir las condiciones ideales, los chicos deberían volver a la escuela y volver a integrarse más socialmente siempre cuidando las medidas que ya conocemos todos: lavado de manos, uso del tapabocas, pero es un momento difícil, los chicos están sintiendo en este momento el peso. Vemos ataques de pánico en escolares por ejemplo, cosa que no veíamos”, alertó.

Leer también: Caacupé: preocupa posible aglomeración y propagación del COVID-19

Casos en niños

Con relación a los espacios donde los niños pudieron haber adquirido el virus, expresó que fue en el ámbito familiar sin ninguna duda. “Es mucho más leve la enfermedad, la inmensa mayoría hace cuadros asintomáticos, un resfrío o un día de diarrea y nada más. No es un problema pediátrico”, enfatizó el director.

“Los cuadros agudos pasan usualmente fácil. Hasta ahora nosotros no tuvimos ni están descritas secuelas respiratorias serias, sí tenemos este cuadro complejo que es el síndrome inflamatorio multisistémico y estamos aprendiendo sobre la marcha, de cómo queda ese corazón después de todo el cuadro inflamatorio que tuvieron. Hay literatura que se va actualizando permanentemente y también con la experiencia que estamos haciendo nosotros”, puntualizó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar