Este miércoles, pobladores del Bañado Sur se manifestaron frente al local de la Essap para exigir la reposición de agua, ante el implacable calor y la crisis sanitaria que exige el lavado constate de manos. Además, como es bien sabido, el agua es uno de los recursos básicos para las familias.

Este grupo de vecinos que en su desesperación decidió manifestarse, denuncia que hace un mes el ente estatal no les provee del vital líquido y exigen una audiencia con el presidente de la Essap, Natalicio Chase.

“Una vez más nos reunimos para exigir algo fundamental para nosotros que es el acceso al agua potable”, resaltó en contacto con GEN uno de los vecinos, Luis Narvaja. Afirmó que hasta la fecha la explicación que le dieron fue que una de las válvulas encargadas de la distribución para la zona está con desperfectos.

“La válvula que sería como una llave de paso para el ingreso del agua al Bañado Sur. Creemos que están regulando el agua de forma irregular, que cerraron mucho más el agua para la zona. Nos están quitando un derecho, les recordamos que estamos pagando por el servicio”, puntualizó.

Lea más: Diputada ostenta su piscina en San Ber, pese a ocupar calle

Exoneración

En otro momento, resaltó que creen que esto se debe a que los asentamientos cuya distribución de agua corresponde a la Essap están siendo reguladas, ya que accedieron a la exoneración mediante el decreto presidencial implementado ante la crisis sanitaria por el COVID-19.

“Fuimos beneficiados, pero desde que se implementó el decreto contamos con un acceso muy deficiente al agua potable. Reclamamos que se hagan presentes en el barrio para el traslado de la válvula a un seguro, para que podamos controlar que el servicio no se esté regulando”, ratificó Narvaja.

Lea más: Tras elecciones en Bolivia, se burlan en redes de analista político

Unas 1.500 personas sin agua

Aseguró que son varias las familias que no acceden al agua y que suman al menos 1.500 personas las que necesitan con suma urgencia el vital líquido. “No hay un horario en que viene el agua. Anteriormente durante la madrugada se podía juntar el agua. Hoy todas las canillas del Bañado están abiertas esperando”, dijo.

Manifestó que siempre hubo déficit en la distribución en la zona y había un horario en el que podía juntar para el uso posterior, pero desde hace un mes la falta es de forma permanente. “Esto se agrava porque seguimos en crisis sanitaria por el COVID-19. Si nosotros no tenemos la herramienta para hacer frente al COVID con las medidas de higiene, somos vulnerables”, refirió.

Leé también: Corrupción en el Indert: “Nunca crucé palabras con el señor Friedmann”

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar