Como todos los años, cada 8 de diciembre se espera la festividad de la Inmaculada Concepción en la villa serrana. Es una de las más esperadas por la feligresía católica que se prepara para ir caminando a cumplir alguna promesa hecha a la Virgen de Caacupé. Este año se impone el modo COVID y los peregrinos aguardan el visto bueno para cumplir su promesa.

Previendo cualquier tipo de inconvenientes, desde el Ministerio de Salud anunciaron que ya se encuentran conversando con los organizadores desde Caacupé y confirmaron que la experiencia será muy distinta a años anteriores. “En esta semana hemos conversado con el Obispado de Caacupé para poder preparar una experiencia distinta este año”, ratificó en conferencia de prensa el ministro de Salud, Julio Mazzoleni.

Manifestó que recomienda que las personas adultas mayores, personas con comorbilidades o enfermedades crónicas y niños no asistan a la festividad, ya que contarán con menos profesionales para asistir a los peregrinantes. “A todos los demás feligreses les decimos que en lo posible lo mejor en estas condiciones actuales es no asistir. Caacupé será sin posibilidad de una experiencia masiva como años anteriores”.

Podés leer: Piden que menores eviten encuentros sociales: “COVID-19 provoca síndrome inflamatorio en niños”

Desde las casas

Aseguró que ante la pandemia es mejor evitar este tipo de encuentros, que cada año congregan a miles de paraguayos para evitar cualquier tipo de contagios y disfrutar desde las casas. “No hay una posibilidad de una experiencia masiva como en años anteriores. Lo mejor es que vivan una experiencia desde la televisión o de otros mecanismos”, indicó el alto funcionario.

Agregó que de igual manera estarán conversando con el obispado para organizar a los paraguayos que van a asistir lograr una experiencia segura en la fiesta mariana. “Las conversaciones siguen y vamos a estar viendo los eventuales protocolos, pero va a ser claramente distinto. Estamos trabajando en una manera ordenada, distinta y segura para las personas que quieran ir”, sostuvo.

Te puede interesar: COVID-19: contagio en espacio interior es 20 veces mayor que en el exterior

Todo será muy distinto

La directora de Promoción de la Salud, Adriana Amarilla, explicó que se está trabajando para un protocolo sanitario en el marco de la festividad religiosa de la Virgen de Caacupé. "La idea es implementar también el modo seguro de vivir”, dijo en contacto con la 1080 AM.

“Tenemos pensado diferentes tipos de controles y estrategias para minimizar las aglomeraciones. El número de personas se va a limitar en cuanto a la celebración eucarística, el tema de la peregrinación no implica tanto peligro. No obstante, estamos pensando en poner filtros sanitarios en diferentes puntos”, agregó la profesional.

Una de las opciones es realizar la misa central en el predio ubicado en el kilómetro 63, hacia la localidad de Piribebuy. La segunda es la propiedad del Instituto Paraguayo de Tecnología Agraria (IPTA), en el kilómetro 48,5, buscando evitar la aglomeración entre los feligreses.

Este año será una experiencia distinta. Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Salud confirma 23 fallecidos por COVID-19 y el total de casos llega a 46.435

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar