Gancheros del vertedero de Cateura se movilizaron para reclamar una solución ante el incendio registrado desde el último fin de semana, y para poder tener una asistencia social debido a la imposibilidad de trabajar. Señalan que las llamas consumieron sus materiales reciclados, por lo que se quedaron sin posibilidad de realizar sus labores.

Un grupo de los recicladores incluso llegó hasta uno de los domicilios del presidente de la República, Mario Abdo Benítez, en inmediaciones de la avenida Félix Bogado, sobre la calle Will Carísimo de Ávalos, de Asunción. En el lugar se cuenta con una importante dotación policial que resguarda la zona; sin embargo, la manifestación se desarrolló de forma pacífica, sin ningún tipo de incidentes.

Se trata de al menos 1.000 gancheros registrados como trabajadores en el vertedero de Cateura, que también rechazan la intervención del Ministerio del Ambiente y Desarrollo (Mades). Además piden una indemnización de la empresa EMPO SA, la concesionaria encargada de la explotación del vertedero municipal de Cateura.

Lea más: De turistas a enfermos de COVID-19, el avión que salva vidas en Perú

Los gancheros fueron escoltados por una dotación policial que los acompañó en todo momento. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Señalan que hasta la fecha aún no pueden ingresar al lugar por la humareda que continúa y que puede afectar de manera grave a su salud. A través del trabajo de recolección de residuos pueden sostener a sus familias y llevar el sustento diario a sus casas.

“Los gancheros se concentran en el vertedero para que una delegación lleve una nota al presidente de la República. Otra delegación va a ir a la sede del Mades. Creemos que entre el jueves y viernes, a más tardar, se va a empezar otra vez a trabajar”, expresó Gumercindo Galeano, vocero de los afectados.

Lea más: Gancheros de Cateura piden asistencia y critican a firma encargada tras incendio

El vertedero de Cateura generó una intensa humareda tóxica que se extendía por toda la zona céntrica de Asunción después del incendio registrado durante todo el fin de semana. Unas 700 familias del Bañado Sur sufrieron las consecuencias del voraz incendio y varios vecinos tuvieron que evacuar la zona debido al humo tóxico.

“Vamos a insistir a que se haga un plan de contingencia. En este momento nadie está trabajando porque somos conscientes y respetamos las indicaciones para no ingresar en la humareda”, afirmó Galeano en contacto con 800 AM.

Piden asistencia mientras no puedan ingresar al vertedero de Cateura. Foto: Pánfilo Leguizamón.

Lea también: Aumentan consultas por afecciones respiratorias a causa de incendios

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar