El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social recuerda la suspensión de todas las intervenciones y/o procedimientos programados en sus servicios de salud. La medida había sido dispuesta desde el 24 de agosto pasado, “en consideración a la situación epidemiológica de ascenso sostenido del número de casos de COVID-19, principalmente en los grandes centros urbanos del país”.

El viceministro de Atención Integral a la Salud y Bienestar, el doctor Julio Borba, aclaró que la disposición permite realizar las cirugías programadas en los centros de atención médica del sistema de salud pública a los pacientes oncológicos y cardíacos.

Quedan suspendidas las cirugías programadas no urgentes y están autorizadas las intervenciones de urgencias así como las urgencias diferidas, entre ellas las cirugías cardíacas y las cirugías para patologías oncológicas. El Hospital Pediátrico Acosta Ñu, el de Trauma y el Hospital del Quemado están exentos en esta disposición.

Lea también: A partir de hoy rige suspensión de cirugías programadas, con algunas excepciones

La idea es evitar procedimientos, como la colocación de anestesia o el intubamiento dentro del quirófano, que puedan generar complicaciones a pacientes en casos de ser portadores asintomáticos de COVID-19. “Es una cuestión de bioseguridad”, explicó el viceministro de Atención Integral a la Salud.

El viceministro señaló que en varios lugares del mundo fueron suspendidas las cirugías programadas, aunque la disponibilidad para la utilización de las salas de quirófano para pacientes con COVID-19 es también otro de los motivos por el cual se procedieron a postergar las intervenciones programadas no urgentes.

Le puede interesar: Central mantiene ocupación de camas de terapia intensiva en 90%



Dejanos tu comentario

7H

A su criterio, ¿los senadores deberían pedir la pérdida de investidura de Sixto Pereira?

Click para votar