Pedro Juan Caballero. Emerson Dutra, corresponsal.

La carta escrita por el joven catequista Julio César Diana, muerto la semana pasada a causa del nuevo coronavirus en la ciudad de Pedro Juan Caballero, desató una “lluvia” de críticas contra el negligente sistema de salud de la zona de frontera. En su misiva relata la presunta desidia en el trabajo que prestan funcionarios del pabellón respiratorio del hospital regional.

“Ayer miércoles 2 de setiembre, en el Hospital Regional de Pedro Juan Caballero, viví lo peor de mi vida”, empieza diciendo Julio César. Alega que estuvo al borde de la muerte y que, a las 21:00, había terminado su suero, por lo que hizo seña frente a una cámara de circuito cerrado que existe en la pieza con intenciones de ser atendido por los funcionarios de blanco.

Lea más: Paraguayos por el mundo: con solo 14 años, Brahian lanzará su primera canción en Italia

“Se pasaron las 22:00 hs y nadie venía yo con la esperanza que enseguida iba hacer su recorrido (los médicos) porque escuché que hablaban ya son las 23:00 hs nadie y dije a Dios sea lo que tú quieras (sic)”, expresa la misiva.

Sigue contando el joven que, posteriormente, se quedó dormido. “A las 04:00 hs me desperté y la primera cosa que ise (sic) miré mi suero y mi oxígeno y nada esta como estaba todavía ahí me levanté apena porque me faltaba aire abrí la puerta y grite ahí afuera que me escuchó una licenciada que me dijo con voz de recién despertada que ya voy, después de una hora vino y sus palabras fueron está todo bien acá no falta nada”.

Faltaba oxígeno y suero

Según la carta enviada a su hermano, el joven catequista reclamó que desde la noche anterior le faltaban oxígeno y suero. “A las 08:00 el doctor que me atendía me dijo algunas palabras no muy esperanzador luego se va otra vez y las 13:00 hs recién entró un licenciado que me ayudó bastante durante mi estadía en ese lugar (sic)”, relata el joven religioso.

La misiva termina diciendo “conclusión: la gente no se muere de COVID-19 sino de falta de atención de parte de los ‘profesionales’”. Ese mismo día, parientes del joven lo trasladaron a un nosocomio privado donde, días después, perdió la vida por complicaciones de la enfermedad.

En la víspera, parientes del joven fallecido dieron a conocer la carta, misiva que desató una ola de críticas contra el sistema de salud de la terraza del país.

Lea también: Hidrocortisona reduciría la mortalidad de enfermos graves de COVID-19

Dejanos tu comentario

10H

¿Los senadores deben votar por la destitución de Rodolfo Friedmann?

Click para votar