Aunque ninguna excusa es válida para infringir la ley, Ezequiel o “Bomba”, como le apodan, cuenta que tuvo una infancia difícil, pues muy joven debió trabajar para hacer frente a las necesidades de la casa, ayudando a su madre a cubrir los gastos, pues su padre se había ido de la casa.

El dice que nunca consumió drogas, se vio tentado por el dinero fácil que otorgan los estupefacientes y para lograr más ingresos las vendió. Tras ser descubierto, el peso de la Justicia cayó con todo sobre él y le dieron 11 años de cárcel por el delito cometido.

Sin embargo, desde hace más de tres años, mientras cumple una condena en el Centro de Rehabilitación Social (Cereso), Ezequiel (27) descubrió que tenía un don para elaborar piezas en cuero y asumió el control de un taller dentro de la penitenciaría, donde logró ganar fama local y proveer a grandes empresas.

Desde el arte, el proyecto de rehabilitación del Ministerio de Justicia (MJ) le permite trabajar para poder reinsertarse a la sociedad. “Nunca consumí drogas, pero me tentó el dinero fácil y tomé una mala decisión. Aún soy joven y estoy tratando de mirar adelante y recuperar lo que perdí”, confiesa Ezequiel.

Es oriundo de San Rafael del Paraná, Itapúa, tiene dos hermanos y trabajaba como técnico en mecanización agrícola entre Asunción y Encarnación, antes de infringir las leyes.

Una vez preso, concluyó la secundaria y se tituló de Operador en Computación y Secretariado Ejecutivo con cursos brindados por el Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP) en el marco de un convenio con el MJ para brindar capacitación a las personas privadas de libertad. Esto lo hizo a fin de acortar sus días dentro del penal.

Lea también: Otro intendente dio positivo al COVID-19

Luego supo que un compañero forraba termos, se aproximó de aprendiz y empezó con la costura. Primero fueron solo algunas horas, pero al año ya tenía asumido el control del taller. Logró expandirse y vendió a empresas públicas, privadas, nacionales e internacionales, entre 150 y 400 unidades de termos forrados con guampas y portatermos, bajo la marca “Luján Creaciones”.

Con su trabajo logra sustentar a su esposa e hija. Los termos de Ezequiel pueden encontrarse en la web de Latente, ingresando al enlace http://latente.gov.py/producto/termo-10 o contactando vía WhatsApp al +595 985 960460.

Foto: Gentileza.

Te puede interesar: Allanamiento derivó en incautación de más de 12 toneladas de fertilizante agrícola

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar