La entrada del frente frío, con mínimas por debajo de los 2 °C en el territorio nacional, favorece la aparición de cuadros respiratorios, lo que representa en este tiempo un serio riesgo para la salud, teniendo en cuenta que es cuando se da la mayor cantidad de hospitalizaciones, ya sea por urgencias como por consultas ambulatorias.

José Aníbal Gómez Cantore, médico internista de la Cátedra de Semiología Médica del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA, recomienda abrigarse bien y extremar cuidados evitando en lo posible exponerse a las bajas temperaturas por largos periodos de tiempo, ya que esto podría producir hipotermia y eventualmente la muerte.

Los niños y adultos mayores son los más vulnerables a este tipo de cuadros. El profesional explicó la “hipotermia accidental”, que ocurre por la exposición prolongada de las personas al frío. “Normalmente la temperatura corporal oscila entre los 37,2 grados, y la misma es regulada por un órgano que se encuentra en el cerebro llamado hipotálamo, que cuando no funciona correctamente produce lo que se conoce como hipotermia”, explicó.

El órgano hipotalámico, al perder el equilibrio, produce la hipotermia con índices corporales que se dan de la siguiente manera, de 33 a 35 se considera leve, de 33 a 28 es moderada y de 28 a 17 es grave.

José Aníbal Gómez Cantore, médico internista de la Cátedra de Semiología Médica del Hospital de Clínicas de la Facultad de Ciencias Médicas de la UNA. Foto: Gentileza.

En cuanto a los síntomas y tratamientos, en la hipotermia leve la persona se siente confundida y manifiesta temblores. En el segundo caso, es decir de hipotermia moderada, la glicemia empieza a bajar y más aún en las personas con diabetes; y en el caso de la hipotermia grave se presenta enlentecimiento de la circulación de la sangre ocasionando trombosis (coagulación intravascular diseminada que puede llevar a la muerte). En ese caso, el paciente requerirá de una urgente atención médica y probable internación con tratamiento de suero glucosado e inclusive podría precisar de terapia intensiva.

“Los ancianos y niños pequeños son los más proclives a sufrir de un cuadro de hipotermia; así también, los que presentan patología de base como los pacientes diabéticos, cardiópatas, con insuficiencia cardiaca, accidentes cerebrovasculares, y las personas alcohólicas o en situación de calle deben extremar cuidados”, aseveró.

En cuanto a los métodos de calefacción, se pueden usar estufas en la casa, siempre que estén en un lugar seguro fuera del alcance de los niños. Y en lo que respecta a braseros, estos están terminantemente prohibidos. Las personas no deben estar en un ambiente que tenga brasero porque pueden sufrir intoxicación por monóxido de carbono, lo que puede llevar a la muerte.

Lea también: En sus autos y pagando de su bolsillo, recorren con megáfonos para concientizar sobre el COVID-19

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar