En su informe semanal, el ministro de Salud, Julio Mazzoleni, dijo que solicitará al presidente de la República que se mantengan las mismas condiciones actuales de aislamiento hasta el domingo 23 de agosto próximo en el departamento de Alto Paraná, considerando el aumento de los casos positivos de COVID-19, hasta el doble o el triple en algunos lugares.

“El epicentro del contagio está ahora en una ciudad densamente poblada como lo es Ciudad del Este”. Confirmó que el día de hoy se han procesado algo más de tres mil muestras. “Llevamos más de 242 mil test de COVID-19 realizados hasta ahora, por lo que estamos bien posicionados en cuanto a los test”.

Con relación a la cantidad de respiradores, el ministro informó que se encuentran en proceso de compra 200 respiradores más, que se sumarán a los 200 donados por el gobierno de los Estados Unidos y los 30 que son parte de una ayuda y un convenio con el Brasil, además de los otros con que ya cuenta el sistema de salud”.

Te puede interesar: COVID-19: Paraguay, al borde de los 100 fallecidos mientras contagios llegan a 8.389

Informó que al menos 200 personales de blanco han sido afectados por el COVID-19, la mayoría de los cuales se habrían contagiado en sus ámbitos personales. “Los casos están aumentando de manera preocupante en Asunción y el departamento Central, por lo que instamos a la población a respetar las normas establecidas. Está en nuestras manos que esto no se extienda”.

Mazzoleni dijo que existen tres zonas del país donde la circulación viral es sostenida, lo que obliga al ministerio a realizar cambios en términos del testeo, del muestreo y de todas las medidas que llevan adelante.

Leé también: Toma de muestras debe realizarse con otro criterio, dice Sociedad de Microbiología

Cree que es una equivocación enfocarse en los números, pues nunca hay un número de fallecidos que sea aceptable, menos aún desde la perspectiva de un médico, al tiempo de recordar que existen dos tipos de medidas que son bastante efectivas. La primera de ellas tiene que ver con la cuarentena y que pueden resultar drásticas y bruscas. “Lastimosamente tienen altísimo costo económico, en libertades personales, pero resultan muy efectivas”, indicó.

Agregó que existen otras herramientas más refinadas, pero que no está en manos del Gobierno ni de la secretaría de Estado a su cargo. Estas medidas son guardar la distancia, utilizar mascarillas y lavarse las manos, medidas que permiten evitar la propagación del virus, pero debemos aprender a vivir de una manera segura.

Dejanos tu comentario

7H

¿La ciudadanía está preparada para volver a la normalidad, pero adaptada al modo COVID de vivir?

Click para votar