El doctor Felipe González, director del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias y del Ambiente Juan Max Boettner (Ineram), manifestó su preocupación debido a un aumento de la cantidad de toma de muestras de COVID-19 durante los últimos días. Además cuestionó el relajo de parte de la ciudadanía.

En la última semana, Salud Pública habilitó dos laboratorios para toma de muestras en dos concurridos centros asistenciales, el Ineram y el Hospital General Barrio Obrero, ambos cuentan con la tecnología requerida para la detección del SARS-CoV-2.

“Ayer en el Ineram recibimos entre 200 y 250 personas para la prueba, eso creció exponencialmente con relación a las semanas anteriores. Gente que por tener síntomas o exigencia del trabajo vienen. La circulación comunitaria es real, la gente piensa que a medida de que avanzamos de fase debe dejar de usar barbijos”, expresó González.

Lea más: Desde hoy reactivan servicio de hemodiálisis del Hospital Regional de Villarrica

Señaló a la diabetes y la obesidad como las principales enfermedades de base que sufren los fallecidos por coronavirus en el Ineram, que ya suman 6 personas y 50 pacientes recuperados. Actualmente son 5 internados en terapia intermedia y uno en terapia intensiva en este centro asistencial.

“La gente muere por COVID-19 porque en personas con factores de riesgo el virus agrava la salud. Estamos bien aún, los índices de ocupación de camas para la época son predecibles. A causa del COVID hay 5 internados en terapia intermedia, 1 paciente muy grave en UTI”, afirmó González.

Lamentó el “relajo” de parte de la ciudadanía y hasta del personal médico. “Salen de acá y hacen su vida social. Deberíamos de ser ejemplo, pero lastimosamente el grupo que muy pocas veces acompañó las directrices que hemos dado hoy lastimosamente está cayendo”, declaró.

Lea también: Consulado: 14 compatriotas en cuarentena y prevén retorno de más paraguayos

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar