Ayer sábado 4 de junio, se entregó a la Justicia uno de los sospechosos del asesinato de un comerciante de 39 años el fin de semana pasado, ocurrido en la ciudad de Areguá. La víctima fatal fue encontrada en su vehículo, reducido totalmente a cenizas.

Agustín Rodríguez, paraguayo, mayor de edad, se entregó a las fuerzas policiales ayer sábado a las 16:30, tras observar en medios de comunicación que se había emitido una orden de captura en su contra, por ser uno de los sospechosos de la muerte de Víctor Hugo Florentín (39), comerciante cuyo cadáver fue encontrado dentro de su vehículo totalmente incinerado, el pasado fin de semana en Areguá.

Según informaron agentes policiales al canal SNT, Agustín Rodríguez se enteró por medios de comunicación que estaba sindicado como uno de los autores del macabro crimen, por lo que decidió entregarse.

Se corroboró su estado judicial con la agente fiscal de turno, Blanca Rosa Aquino, con quien confirmó que tenía una orden de detención. Entonces fue así que los agentes policiales intervinientes informaron sobre la entrega del sospechoso a la Unidad de Investigación de Delitos del Área Central de la Policía.

Podés leer: COVID-19: 42 nuevos positivos este domingo; 2 sin nexo

En un procedimiento realizado días atrás, Agustín Rodríguez había tenido un encuentro con agentes de la citada unidad policial, ocasión donde se produjo un tiroteo. Esto se pudo comprobar ya que el sospechoso, al momento de entregarse este sábado último, contaba con una herida de refilón de bala en el antebrazo izquierdo. Incluso, él mismo manifestó que dicha herida fue a raíz del enfrentamiento con policiales.

El cuerpo calcinado de Víctor Hugo Florentín, comerciante de 39 años de edad, fue encontrado en el habitáculo de su vehículo, también totalmente incendiado, de la marca Toyota tipo RAV4, el pasado 29 de junio en inmediaciones de una cantera ubicada en la zona de Patiño, Areguá, capital del departamento Central.

Sus familiares pudieron reconocer la identidad del sujeto a través de una cadenilla que llevaba puesto en el cuello. Agentes de Investigaciones de Delitos sospechan de que se trata de un crimen por encargo. No obstante, sus allegados manifiestan desconocer si el hombre tenía problemas con terceros.

Podes leer: COVID-19 se cobra otra vida en Paraguay, suman 20 los fallecidos

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar