El viceministro de Salud, Juan Carlos Portillo, explicó que se reducirá la capacidad operativa del laboratorio central a 1.000 muestras diarias debido a que el laboratorio de bioseguridad nivel 3 estará en proceso de mantenimiento. La adquisición de más hisopos para el testeo del COVID-19 en el mundo también se dificulta operativa y logísticamente por la gran demanda.

“El laboratorio de bioseguridad del nivel 3, que es el espacio donde se inactivan las muestras para volver más seguras su manipulación para los diagnósticos, está en proceso de mantenimiento, eso duraría una semana según estimaciones del Laboratorio Central”, expresó en contacto con Universo 970 AM.

Igualmente, esta situación genera una limitación desde el punto de vista operativo. En contrapartida, también el Ministerio de Salud está en espera de recibir nuevas partidas de los kits para toma de muestras y el material en el que se conservan las muestras para no perder características en el traslado. “Estimamos que en 9 o 10 días reduciríamos nuestra capacidad operativa alrededor de 1.000 muestras diarias procesadas, en lugar de 1.600 o 1.800 que se venían preparando”, añadió.

El fin de semana, unos 5.000 y 4.000 kits más estaban para ser liberados en Aduanas y ser entregados. “Tenemos para 10 días más, y estamos gestionando el aprovisionamiento, estaríamos resolviendo eso”, añadió.

Lea más: Confirman nuevo fallecimiento por coronavirus y la cifra sube a 12

Compra de kits

Ante el déficit de hisopados para las muestras, ya hicieron el contacto con la Organización Panamericana de la Salud (OPS), que tiene alianza estratégica con laboratorios y fabricantes. “Ellos nos habían planteado 5.000 kits”, pero las autoridades sanitarias están apuntando a mayor número para continuar con el aumento de la capacidad de diagnóstico.

Igualmente, reconoce que hay varios nudos. “Hay un incremento en demanda porque la pandemia está en actividad, la mayor parte aplica el testeo masivo y nosotros también fuimos aumentando”, explicó. Lo que también genera una posición de los países fabricantes, “una especie de proteccionismo de países que producen, los gobiernos piden no desabastecer a nivel local y después se procede a la venta”, concluyó.

Leé también: Fase 3: preocupa fatiga de la gente y el relajo con disposiciones sanitarias

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar