La Asociación Industrial de Confeccionistas del Paraguay (AICP), a través de una conferencia de prensa realizada por Facebook Live, se pronunció ante la compra de tapabocas que está en proceso por parte del Ministerio de Salud y la Fundación Tesãi de Itaipú.

Al respecto, el presidente Diego Daud aclaró que el comunicado emitido el día de ayer tiene como objetivo el exigir la transparencia en las compras que realicen las entidades del Estado y que el objetivo no es perjudicar a ninguna persona o empresa.

“Simplemente defendemos lo que consideramos como gremio, que son las compras originadas con fondos públicos independiente del organismo que lo haga. Creemos que siempre debe haber transparencia en todo sentido, deben ser públicas y de acceso para todos para que la ciudadanía esté tranquila sabiendo que los fondos se están usando de manera correcta sin cuestionamiento”, indicó.

Señaló que el sector emplea a 200.000 personas, aunque en este momento es difícil medir cuántos trabajadores están cesados porque muchas empresas han optado por la suspensión temporal.

Lea también: Diputada solicita reemplazar a Mazzoleni por Arbo

Sobre el porqué ninguna empresa que forma parte de la AICP fue invitada a presentar su propuesta, dijo que optaba por mantenerse en la duda. “Suponemos que no sabían que se podía fabricar las mascarillas quirúrgicas, pero tampoco llamaron a consultar. Finalmente el hecho que se llame a ciertas empresas y no comunicar a la opinión pública para que nos podamos enterar es básicamente el cuestionamiento. Tenemos que lograr que todas las compras públicas sean inclusivas. Hasta ahora no tuvimos acceso al llamado”, sostuvo.

NADIE SE ENTERÓ

Por su parte, Adriana Chaparro detalló que desde el inicio de la pandemia estuvieron investigando con técnicos nacionales y extranjeros qué tipos de materiales se precisan para este tipo de prendas. “Fue un proceso largo y que fue acompañado por los organismos competentes”, dijo.

Pedió que se los ayude para que entre todos se pueda reactivar la economía. "Esperemos que los otros llamados que van a venir que sean para ayudar al pueblo paraguayo a ayudar el empleo. Tenemos que conseguir eso como pueblo. Esperamos que pronto se logre de manera transparente y nos comprometemos a seguir mirando estos procesos”, aseguró.

Acotó que los más de 300 socios que conforman la Asociación no se enteraron de este concurso. “Acá nadie se enteró y hasta ahora no hay pruebas sobre este concurso que mencionan. Es uno de nuestros pedidos, saber cómo se hizo el concurso para que justamente no pasen cosas fuera de la transparencia que debiera tener”, explicó durante la conferencia virtual.

En este sentido, pidió igualdad de oportunidades, pues dice que no es posible que una industria tan antigua, que da tanta mano de obra a mucha gente, “con compatriotas pendientes de nuestras gestiones para llevar el pan a sus familias y resulta que nos encontramos con estas situaciones como el permiso de Dinavisa, que es muy caro y que muchas empresas no han podido conseguir”, lamentó.

Agregó que es no es posible que gente que no está en el rubro tenga tanta facilidad para ganar un concurso como este, "mientras que toda la industria que siempre hizo el esfuerzo no tiene ni siquiera información. Es hora de que los entes respeten al trabajador paraguayo”, dijo.

REINVENTARSE

Otra de las voceras del gremio fue Patricia Niela, quien indicó que quisieron poner en duda la capacidad productiva que hay en este país.

“Puedo asegurar que en este país hay muchas empresas que pueden fabricar las mascarillas quirúrgicas; dijeron que no hay ninguna fábrica con esa capacidad y que solo se pueden fabricar las mascarillas de uso común y eso es mentira. Si tenemos un contrato, si sabemos que tenemos un cliente vamos a reinventarnos si es necesario porque tenemos la capacidad de producir esas mascarillas, tenemos la gente y el conocimiento", indicó.

Dijo también que si tienen el trabajo, por supuesto que lo van a hacer. "Muchos estamos sin trabajo, con gente suspendida, necesitamos el cliente y nos reinventamos. No necesitamos importar para proveer al Gobierno todo lo que se necesita”, aseguró.

Señaló que el hecho de que ahora no haya contrabando es una alegría para la industria nacional. “Pero si no se toman medidas con ese tema va a ser drástico. Así como las ropas que se traen en fardos desde los Estados Unidos. Ese contrabando nos afecta muchísimo”.

También puntualizó que hay muchas empresas que presentaron todos sus papeles en Dinavisa hace más de un mes y medio y tampoco tienen respuesta. “Si vamos a ser todos iguales, no creo que consiga tan rápido el permiso esta empresa. Dijeron que no fue un concurso, sino una invitación. ¿A quiénes invitaron? A los amigos porque ningún confeccionista fue invitado”, cuestionó.

Puede interesar: Ministerio de Urbanismo mejoró su ejecución en obras en un 10%

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar