Ciudad del este. Agencia Regional.

“Trabajaba en una empresa de confecciones en San Pablo, se cerró y no tenía cómo mantenerme”, dijo el joven Edgar A., un ciudadano paraguayo de 25 años, desde el Puente de la Amistad, donde ya lleva junto a otros connacionales dos noches esperando la autorización para cruzar a territorio paraguayo.

“Desde el sábado estamos muchos acá, hace demasiado frío, algunos tienen apenas una camperita, pedimos auxilio para no pasar una noche más aquí en el puente”, remarcó a La Nación. Es la misma realidad de la mayoría de los compatriotas que llegaron en las últimas semanas hasta la frontera, procedentes, sobre todo, de San Pablo, Brasil.

En el Puente de la Amistad el último reporte de la Armada Paraguaya de las 14:00 indicó que están 166 personas en el paso fronterizo. Edgar A. dijo que ya suman al menos 200 en el puente.

En Alto Paraná se reactivaron de nuevo tres albergues para los que ingresan al país por el Puente de la Amistad. En un galpón de la Zona Franca Global están 138 personas, en el Polideportivo Tacuru Pucu de Hernandarias están 60 personas y el Centro Diocesano del Obispado fue reabierto y están allí 49 personas, mujeres y niños especialmente.

En el caso del albergue en la Zona Franca Global se informó que es transitorio hasta que se encuentren otros albergues donde llevar a las personas a completar la cuarentena. Mientras eso ocurre existe un pedido de donativos de insumos para los que están allí como por ejemplo pañales para niños, productos de limpieza e incluso alimentos para que la misma gente elabore para su comida. Recibieron como donaciones colchones y frazadas.

En el transcurso de esta noche o mañana se habilitaría otro albergue en esta región del país.

Leer también: Suman despidos y denuncias laborales en el Este


Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar