En el Día Internacional de la Niña ellas toman el poder. Son protagonistas y autoridades máximas en Paraguay para hacer valer sus derechos. Con las etiquetas #NiñasAlPoder #NiñasConIgualdad #OñondiveIkatu, las redes sociales se suman y dan visibilidad a la campaña de Plan International. Por Natalia Santos /Julia Bogado


Karen y Laura están al frente del Ministerio del Trabajo. Isabel (Guairá) recibió el mando del Ministerio de la Niñez y Adolescencia de manos de la titular Teresa Martínez. Amaya es la Primera Niña Fiscal General del Estado. Jazmín asume como ministra de la Corte Suprema de Justicia. Aramí es ministra de Justicia. Dalma y Dulce encabezan la Procuraduría General. Angela es intendenta en Asunción. Ada es gobernadora en el departamento de Caaguazú. Leticia (Caaguazú) preside el Congreso Nacional, mientras que Nara es nada más y nada menos que Presidenta de la República y hace oficina en la Vicepresidencia. Ellas son solo algunas de las 18 niñas que representan a la mitad de la población de entre 0 y 17 años. Sí, porque esa es la proporción.


Hay 60 instituciones involucradas: Presidencia de la República a través del Vicepresidente, Cámara de Senadores, Poder Judicial, 5 Ministerios, 1 Secretaría Nacional, 15 intendencias, 12 instituciones educativas, 10 empresas, 6 embajadas, 3 cooperaciones y otras.

“Este gesto simbólico crea oportunidades importantes para que las niñas participen en lugares donde tradicionalmente no son vistas ni escuchadas, para ilustrar el derecho de cada niña a acceder a las mismas oportunidades que los niños y adultos”, dicen desde Plan International Paraguay. La campaña pone bajo la mirada pública una problemática compleja que tiene una raíz todavía no asumida del todo: la discriminación.



“Exigir igualdad, libertad y poder para niñas y mujeres jóvenes para que puedan desarrollarse libres de violencia y en igualdad de oportunidades”, es la premisa que planta Plan International.

El desafío de Paraguay como país es que de lo simbólico se pase a lo efectivo y que los derechos garantizados por ley sean respetados. Avanzar con legislaciones y políticas públicas es labor de los estamentos cívicos y políticos. Para mejorar mejorar el futuro, hay que modificar el presente. Nuestro trabajo como ciudadanía es entender que hay que apostar “Por un mundo con Igualdad”. ¿Cómo empezar? Informándonos y asumiendo compromisos como el que plantea esta campaña con la recolección de firmas en: http://plan.org.py/firma/