"Esta es la despedida de un gran amigo, de un gran político, de un gran ciudadano, como fue el doctor Luis Gneiting”, menciona Federico Vergara, gobernador de Itapúa.

El último adiós de quien que fuera ministro de Agricultura y Ganadería fue acompañado por un gran número de personas. Ciudadanos, alcaldes de Argentina y Bolivia -que tuvieron la oportunidad de trabajar con Gneiting en el proyecto de la ruta internacional de las misiones jesuíticas-, representantes de entidades sociales, políticas y hasta deportivas formaron parte del cortejo fúnebre.

Vergara resalta que el mayor legado de quien ejerciera varios cargos en la función pública y que fuera precandidato a Vicepresidente de la República por Honor Colorado es su compromiso con el trabajo. “Luis ha demostrado lo que tiene que hacer un funcionario público que es comprometerse con el trabajo y hacer las cosas para el bien común”, señala.

Foto: Tomás Bogado
Foto: Tomás Bogado

Destaca la improntas que estableció en los estamentos en los que tuvo participación. Cita los logros en obras sociales y de infraestructura de Yacyretá en el departamento de Itapúa, que “fueron en gran medida por la gestión de Luis en el Consejo de Administración”.

En Diputados -según Vergara- fue indiscutible su actuar en momentos que para el Partido Colorado fueron difíciles. “Estábamos en la llanura, pero él, una persona de pueblito chico como Carmen del Paraná pudo convertirse en líder de bancada. No fue a comportarse como un diputado más, sino como un líder”.

El gobernador de Itapúa dice que Gneiting tenía altura técnica y moral; y que en todos los puestos que le tocó ejercer funciones se interiorizaba de los temas a tratar y siempre discutía con solvencia.

Durante el homenaje de cuerpo presente en el Congreso Nacional -recuerda Vergara- los funcionaros del Congreso hicieron entrega de un dossier que contenía todos los proyectos de ley que Gneiting había presentado en sus 5 años como diputado.

Servidor público y trabajador nato

“Trabajó con la gente. Yo le tentaba, porque al igual que yo él no era deportista y sin embargo no tuvo ningún problema en organizar eventos y tomar la posta de grandes campeonatos nacionales e internacionales. La gente del automovilismo, del basquetbol, del futbol de salón se lo agradeció y hoy está aquí despidiéndolo”, agrega.

Como amigo, Vergara opina que Luis Gneinting como jefe de campaña adjunto hizo mucho para que el Partido Colorado gane las elecciones generales. También sostiene que dada su trayectoria era un gran merecedor de tener un espacio en el Gabinete Nacional del próximo gobierno.

“El hecho de que no se le haya confirmado creo yo como amigo le habrá causado un gran dolor. A mí me causa dolor como colorado, sin desmerecer a quien hoy está nominado como ministro, yo no cuestiono la figura del futuro ministro, pero sí creo como paraguayo que Luis Gneiting pudo haber sido un gran ministro para nuevo gobierno”, afirma.

Foto: Tomás Bogado
Foto: Tomás Bogado

Fuera de las oficinas

Vergara confirma que Gneiting se había puesto como desafío para los 20 días que le quedaban dentro del Ministerio de Agricultura y Ganadería establecer una hoja de ruta. “Allí encontró la muerte, porque salió de las oficinas. Era un ministro que estaba todos los días en el interior”, enfatiza.

En su agenda tenía actividades para el jueves en Caazapá (algo que confirmara la gobernadora de ese departamento), y anteriormente estuvo el lunes en Itapúa, el martes en Misiones con la vacunación antiaftosa y antes de eso entregó insumos agrícolas.

“Ayer cuando le despedí al Presidente de la República, Horacio Cartes, con un abrazo, me decía: ‘Tito al amigo se lo llora unos días, pero se lo honra con el trabajo’. Es eso lo que vamos a seguir haciendo. Yo voy a seguir llevando la bandera de Bernardino (Caballero) como la llevara Luis Gneinting”, finaliza.