• Por Jesica Barreto
  • Periodista

Una noche de emo­ciones amenizada con tango y vino se vivió en el Arenas Studios de la capital de Argentina, donde se congregaron los chefs más importantes del país para ser distinguidos por la prestigiosa Guía Michelin 2024, que en la oportunidad entregó 15 estre­llas a restaurantes de Buenos Aires y Mendoza e incluyó a otros 57 entre los recomenda­dos del mundo.

Así, las ciudades de Buenos Aires y Mendoza se convirtie­ron en las primeras de Suda­mérica en tener restaurantes recomendados por Michelin por su calidad, creatividad y hospitalidad; en la capital, el gran ganador fue el restau­rante Aramburu, que recibió 2 estrellas, seguido por Trescha y Don Julio Parrilla, que reci­bieron una estrella cada uno. En Mendoza, los premiados con una estrella fueron Zonda Cocina de Paisaje, Brindillas, Casa Vigil y Azafrán. Mientras que por su destacado compro­miso con una gastronomía más sustentable, recibieron una estrella verde Michelin Don Julio Parrilla, Anchoíta, Cri­zia y El Preferido de Palermo en Buenos Aires; en Mendoza, se alzaron con el premio Casa Vigil, Zonda Cocina de Paisaje y Riccitelli Vineyards.

Gonzalo Aramburu, el gran ganador, con dos estrellas Michelin

Otros 7 restaurantes de Bue­nos Aires se llevaron la distin­ción Bib Gourmand por ofrecer una cocina de calidad a precios moderados: Anafe, Bis Bistro, Mengano, Caseros, La Alacena Trattoria, Reliquia y República del Fuego.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

ESPECIALES Y RECOMENDADOS

También se entregaron los pre­mios especiales Michelin Som­melier y Michelin Joven Chef. El primero recayó en Martín Bruno, sommelier de Don Julio Parrilla, quien en el 2017 fue nombrado mejor sommelier de Argentina y en el 2019 uno de los 15 mejores del mundo; el segundo fue para Tomás Tres­chanski, chef y propietario del restaurante Trescha, por la téc­nica, finura y minuciosidad en cada una de sus creaciones.

Los 57 restaurantes (42 en Buenos Aires y 15 en Men­doza) recomendados en la Guía Michelin 2024: 1884 Francis Mallmann; 5 Suelos; Abrasado; Angélica Cocina Maestra; Cen­tauro; Espacio Trapiche; Fogón Cocina de Viñedo; La Vida; Osadía de Crear; Piedra Infi­nita; Quimera Bistró; Rena­cer; Riccitelli Vineyards; Ruca Malen y Soberana en Mendoza.

Tomás Treschanski, reconocido como joven chef y propietario del restaurante Trescha, que se llevó una estrella Michelin.

En Buenos Aires, La Carnice­ría, Marti, Mercado de Liniers, Mishiguene, Na Num, Narda Comedor, Niño Gordo, Picarón, Piedra Pasillo al Fondo, Rag­gio Osteria, Restó SCA, Roux, Sacro, Sál, Sottovoce, Sucre, Uni Omakase, 13 Fronteras, 4.ª Pared, A Fuego Fuerte, Ácido, Águila Pabellón, Ajo Negro - Mar de Tapas, Anchoíta, Basa, Benedetta, Buri Omakase, Cabaña las Lilas, Casa Cavia, Cauce, Chuí,Corte Comedor, Crizia, Duhau Restaurant & Vinoteca, El Preferido de Palermo, Elena, Fervor, Fogón Asado, Franca - Fuego y Vino, Gioia Cocina Botánica, Julia, Kōnā Corner.

METODOLOGÍA MICHELIN

“Estamos comprometidos con nuestra metodología, de invo­lucrar a la gente y así recono­cer el talento. Esta selección no sucede en una noche, sino que es un proyecto que empezamos en el 2017. Los inspectores vinie­ron y evaluaron donde estaba la concentración más grande de los mejores restaurantes, los pequeños y los más sofisticados. Cuando sentimos que estaban listos y con madurez necesa­ria, empezamos a trabajar para preparar la selección y manda­mos a los equipos de inspecto­res, para asegurarnos de que conozcan a esos chefs”, relató Gwendal Poullennec, director internacional de la Guía Miche­lin, a La Nación/Nación Media.

Poullennec agregó que “la gas­tronomía empezó a florecer tras la pandemia y Argentina es un ejemplo de identidad culinaria; es un primer paso a la expan­sión y definitivamente todos los países en la región están produ­ciendo calidad y tienen buenos lugares. En Perú, por ejemplo, los productos de mar son real­mente maravillosos, también los productos que vienen de la Ama­zonas, son realmente únicos, hay una cultura que definitiva­mente merece ser reconocida”. El director internacional de la Guía Michelin fue el encargado de entregar las distinciones a los premiados de la noche, en com­pañía del reconocido conductor de Argentina, Iván de Pineda.

Gwendal Poullennec, director internacional de la Guía Michelin, e Iván de Pineda, conductor argentino.FOTO: NACIÓN MEDIA

INNOVACIÓN BASADA EN RAÍCES

Uno de los momentos más aplaudidos de la noche fue la premiación del joven chef Tomás Treschanski, de tan solo 25 años y que empezó a cocinar a los 17, que se consagró como un ícono juvenil de la gastro­nomía mundial. “Para mí hace mucho que estoy en esto, pero siento que ahora empieza todo”, dijo un Tomás emocionado a La Nación/ Nación Media.

En palabras de Poullennec, existen muchos talentos jóve­nes en esta industria y la guía busca contribuir con ellos y atraerlos, lograr que se atrevan a adoptar nuevas influencias y aprender con la energía que les caracteriza.

“Las raíces son el ingrediente de su creatividad, se están ins­pirando en ellas, esto es lo que evaluamos y valoramos mucho en nuestra guía, que tenga identidad y personalidad, lo que hace única a su comida, la innovación basada en sus raí­ces”, subrayó.

LOGRO COMPARTIDO

Este hito gastronómico, cuya evaluación anónima por parte de los inspectores de Michelin comenzó hace un año, fue celebrado como un trabajo conjunto entre el sector privado (empresarios, empren­dedores, restaurantes y chefs), el Ministerio de Cultura y Turismo de Argentina y el Instituto Nacional de Promoción Turística (Inpro­tur). “Nosotros vamos a seguir”, aseguró Claudia Yanzon, directora de Promoción Turística de Mendoza, tras celebrar el logro de su ciudad y de sus propuestas gastronómicas en la prestigiosa Guía Michelin, un sueño anhelado y concretado bajo su gestión.

Dejanos tu comentario