La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, afirmó el domingo en el marco de la cumbre del G7 que los países ricos y las compañías farma­céuticas deben “pagar” los programas de vacunación contra el coronavirus en los países en desarrollo.

Georgieva, que intervino en la sesión plenaria del encuen­tro en Cornualles el sábado y volvió a hacerlo ayer lunes en la última jornada de la reu­nión, se mostró durante un encuentro con periodistas “impresionada por la serie­dad con la que (los líderes del G7) han abordado la cuestión de acabar con la pandemia en todo el mundo”.

Los mandatarios de algu­nas de las democracias más desarrolladas del planeta han expresado “un claro recono­cimiento” de que ayudar a los países en desarrollo a luchar contra el coronavirus “no es solo un imperativo moral, sino un paso necesario para que la recuperación econó­mica sea duradera”. “Por ese motivo, debemos asegurar­nos de que el mundo logra que los países ricos y las compa­ñías paguen por ello”, resaltó.

La directora gerente del FMI subrayó que la medida más urgente que debe tomarse es organizar la donación de “excedentes de vacunas” a los países más pobres.

MIL MILLONES DE DOSIS

En ese terreno, el G7 debate en Cornualles el objetivo de entregar 1.000 millones de dosis durante el próximo año. Estados Unidos ya se ha comprometido a donar 500 millones y el Reino Unido otros 100 millones.Al mismo tiempo, recalcó Georgieva, es imprescindible comenzar a trabajar para “expandir la capacidad de producción” de vacunas en los países en desarrollo.

Si amplias zonas del pla­neta quedan sin inmunizar, pueden extenderse nuevas variante s del virus en diver­sos lugares del mundo que pondrían en peligro los pro­gramas de vacunación más avanzados y obligarán ade­más a fabricar nuevos prepa­rados adaptados a esas muta­ciones, advirtió.

GOBIERNO ESTÁ APLAZADO

En el marco del primer Foro IEN, Economía y Gestión 2021, orga­nizado por Initiative Escuela de Negocios, el economista y ex ministro de Hacienda Santiago Peña enfatizó sobre el primer año de la pandemia y el factor clave de la recuperación: el pro­ceso de vacunación.

“Esto es lo que determina cuan rápido se va a poder recuperar la economía paraguaya, algo que no se puede controlar por la gran incertidumbre. Tenemos que tratar de entender cómo esto se traslada a la economía y aterrizarlo al sector empresarial, para saber cuál será el impacto”, dijo.

En cuanto al proceso de inmunización, el economista mencionó que, a nivel local, es totalmente decepcionante por el bajo nivel de vacunación. “El Gobierno está aplazado y está pagando las consecuencias de tomar malas decisiones en el 2020, de haber solamente jugado a un solo mecanismo de vacunas”, mencionó.

Dejanos tu comentario


Encuesta finalizada
¡Gracias por participar!

Click para votar