El Presupuesto General de la Nación versión 2022 deberá reglamentarse en los próximos días, que fue consensuado en el Senado por G. 96,7 billones (US$ 13.841 millones), mientras que el Poder Ejecutivo había propuesto un total de G. 92,2 billones (US$ 13.191 millones). Sobre esa diferencia, el economista Aníbal Insfrán manifestó que se trata de una cifra manejable, ya que se mantiene dentro del déficit fiscal en un 3% del PIB, aunque advirtió que podrían surgir algunos inconvenientes.

“Hasta los niveles actuales es todavía manejable, ya que con relación a la deuda hasta noviembre tenía un pago acumulado de intereses de US$ 500 millones, no es poca cosa, pero para todo lo que es el PGN que está rondando los US$ 13.000 millones, que significa que de alguna manera te indica que el financiamiento que tenemos de la deuda en general no es muy alto. Además, tenemos otras deudas a largo plazo dentro del esquema de composición de plazos”, dijo.

Aseveró que la distribución de recursos también indica que son montos que se pueden hacer frente ante el PGN, pero se debe tener en cuenta que sobrepasar puede generar problemas, ya que la estructura de gastos es muy rígida. Con relación al déficit fiscal, mencionó que el mismo podría culminar en 3,8%. “Me parece positivo dentro del problema, considerando todo lo que ha pasado este y el año pasado con el gran impulso fiscal que se tuvo que dar para evitar una caída mayor del PIB, pienso que esto es lo que era más difícil de hacer”, sostuvo.

Invitación al canal de WhatsApp de La Nación PY

Argumentó que es difícil volver muy rápido a la senda indicada por la Ley de Responsabilidad Fiscal, pero que estamos en esa línea. “La idea es que en el 2022 podamos estar en torno al 3% y al siguiente ya estamos en torno al 1,5%. Esa es la expectativa. Lo interesante del año entrante es que se está previendo de surgir alguna necesidad, se tiene una pequeña capacidad de endeudamiento a pesar de que la idea ya no es trabajar con eso, pero depende también, ya que podría surgir un empeoramiento con la situación sanitaria. Esperamos que la ciudadanía sea consciente y se vacune plenamente y así evitar una tercera ola en nuestro país”, dijo.

Te puede interesar: Comercio de CDE: lenta recuperación, pero empleo informal creció 300%

Problemas estructurales

Insfrán también recordó que prorrogar la Ley de Emergencia Sanitaria no debería de ser un problema muy grave siempre y cuando se maneje adecuadamente, ya que los valores no son muy altos y no cambian en gran medida la deuda total. “La reducción de las inversiones es mala para nuestro país que precisa crecer en infraestructura, eso no está bien y salió del control del Ejecutivo”, expresó.

Mencionó que uno de los grandes problemas que tenemos en la estructura de la generación del presupuesto público es que la iniciativa de gastos puede provenir del Parlamento, no como en otros países que provienen del Ministerio de Hacienda o Economía. “Teniendo en cuenta varios factores como que se trata de un sector que no es técnico y no tienen el respaldo de los ingresos. Prácticamente se crean egresos como si fuese una línea común y al no ser real se genera problema con el déficit”, subrayó.

Lea también: La Expo Dubái danza al ritmo de “Galopera” y grita ¡Viva el Bravo Paraguay!

Reformas urgentes

El economista precisó que el país necesita de reformas urgentes y precisas en torno al engranaje de la economía en general. “Una de las principales reformas que se debe desarrollar es a nivel institucional, referida a la estructura del gasto público. Tenemos que trabajar con un presupuesto en el que se controle la calidad del gasto, así como la iniciativa de gasto. No creo que, de ninguna manera, el Parlamento pueda incorporar gastos adicionales, ya que su función es controlar el presupuesto como representante de la ciudadanía”, sostuvo.

Añadió que se necesita prontamente una reforma relacionada a la seguridad social. “Es un tema importante, Paraguay es uno de los principales países que tiene poca cobertura de personas con acceso al respaldo social y tener jubilación a futuro, aunque hoy tengamos un bono demográfico joven, pero eso se va a revertir en algún momento y puede generar un caos tremendo en algún momento”, dijo.

También sostuvo que otro tema que no tiene el tratamiento adecuado está relacionado a la situación del medioambiente. “Paraguay sigue teniendo mucha naturaleza rica, se debe aprovechar de manera sostenible. Nosotros no ocasionamos el cambio climático, pero estamos sufriendo las consecuencias de ese problema porque dependemos de la naturaleza especialmente en el aspecto de los agronegocios y agropecuario”, indicó.

Sobre la inflación, dijo que es un tema preocupante. “Es clave, por nuestro país, ya que debemos trabajar a nivel de coyuntura y estructural. No creería que se solucione a corto plazo aún cuando el BCP hizo todo lo que está a su alcance para contenerlo. Cabe señalar que se trata de una inflación a consecuencia por precios externos fundamentalmente, especialmente a los precios de los alimentos, commodities, entre otros. En el 2022 no creo que lleguemos al porcentaje ideal que es de 4% para abajo”, finalizó.


Dejanos tu comentario