El economista y exministro de Hacienda Manuel Ferreira transmitió su parecer respecto al contexto del sector transportista y los aspectos que se abordaron para la evaluación de la tarifa técnica del transporte público de pasajeros del Área Metropolitana, que su consultora tuvo a su cargo.

Para sacar una tarifa técnica, lo que se hizo es calcular con base en los costos que implica el transporte, con una planilla de cálculo para actualizar los componentes, y en función a estos es que encontraron indicadores que generan peso, explicó Ferreira en contacto con la 650 AM.

Lea también: Verifican avance del dragado en el río Paraguay

En ese sentido, mencionó que el Estado debería tratar de garantizar para cualquier sector de la economía del país el hecho de que las empresas puedan seguir siendo solventes y que de lo contrario se tendrán consecuencias en la pospandemia.

La depreciación que se hace sobre un bus, en el caso de los convencionales es 1%, mientras que los diferenciales, que son nuevos, es de 18%. Foto: Archivo.

Componentes para la tarifa técnica

“Hay números que son políticos, como la remuneración empresarial que lleva a su casa la ganancia de la línea de transporte. En economía hay preferencias reveladas”, expresó el economista. En cuanto a los aspectos tenidos en cuenta, indicó que los salarios en general de los trabajadores del transporte suman entre 23 y 25% de gastos, a lo que se suma también la depreciación, que sería la misma que se utiliza en la Subsecretaría de Estado de Tributación (SET), dijo.

La depreciación que se hace sobre un bus, en el caso de los convencionales es 1%, mientras que los diferenciales, que son nuevos, es de 18%, el cuarto costo es la remuneración empresarial que tiene un 13 a 15% de peso. “El costo de pasaje depende cuando le asignes la remuneración empresarial, 1 guaraní que sube de tarifa técnica le cuesta al Estado 10.000 dólares al mes”, agregó Ferreira.

Puede interesarle: Logran fórmula para mermelada de guayaba baja en calorías con extracto natural de ka’a he’ẽ

Anteriormente a los transportistas se le pagaba por tener un bus, algunos circulan hasta en reserva, ahora con el billetaje electrónico cada vez que se valida una tarjeta, se descuenta G. 2.000 que es asignado a ese ómnibus y a su empresa G. 500, es por eso que el bus que no sale a la calle no va a cobrar, señaló.

El economista recordó que el pasaje electrónico empezó a funcionar en febrero, en marzo fue atípico, primero por la pandemia y segundo por las restricciones, ya que el estudio que se está realizando es sobre números atípicos, por lo que las discusiones tienen que ser dinámicas, acotó.

Dejanos tu comentario

13H

¿Cree que el ministro del Interior debe seguir en el cargo tras este nuevo ataque en el Norte?

Click para votar